1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

El costo de la marea de refugiados

Con la creciente cantidad de refugiados aumentan también los costos. Eso alimenta prejuicios. Pero en comparación con el presupuesto federal, esos gastos no son tan cuantiosos y la discusión al respecto resulta absurda.

“Cifras contra prejuicios”, tituló el periódico Süddeutsche Zeitung esta semana un artículo con datos sobre inmigración. De acuerdo con él, las arcas federales destinaron en 2013 cerca de 1.500 millones de euros a prestaciones para solicitantes de asilo. Partiendo de la base de que se gastan 12.500 euros anuales por refugiado, en 2015 la cifra podría elevarse a 10.000 millones. Pero la suma ya no parece tan abultada si se tiene en cuenta que el presupuesto federal asciende a más de 301.000 millones: equivale a solo un 3,31 por ciento del total.

El idioma, clave para la integración

La ministra del Trabajo y Asuntos Sociales, Andrea Nahles, estima que el próximo año se requerirán entre 1.800 y 3.300 millones de euros adicionales para la manutención, enseñanza del idioma y capacitación de los refugiados. Esos costos aumentarán a unos 7.000 millones de euros en 2019, según la ministra.

Andrea Nahles

Andrea Nahles.

En el gobierno alemán hay consenso en cuanto a las dimensiones de la tarea. En 2016 habrá entre 240.000 y 460.000 personas más con derecho a recibir prestaciones sociales, es decir, gente que aún no ha encontrado trabajo o no está en condiciones de trabajar. Nahles prevé que esa cifra podría elevarse a un millón de personas en 2019. El pronóstico parte del supuesto de que llegarán 800.000 solicitantes de asilo anuales, con una tasa entre 35 y 45 por ciento de solicitudes aprobadas.

La ministra demandó claridad sobre el aumento de los recursos destinados a la integración de los refugiados en el mercado laboral. Indicó que los cursos de integración para asilados no les reportan suficientes conocimientos de alemán. Por eso, sostuvo que los cursos del idioma deben ampliarse, ya que el dominio del alemán es clave para que los refugiados puedan acceder al mercado del trabajo.

Más que una ecuación económica

El artículo del Süddeutsche Zeitung se remite a un estudio del Centro de Investigación Económica Europea (ZEW), realizado por encargo de la Fundación Bertelsmann. De acuerdo con él, los extranjeros que viven en Alemania aportan recursos millonarios al Estado. En 2012, los cerca de 6,6 millones de residente sin pasaporte alemán depararon un superávit de 22.000 millones de euros a las arcas fiscales.

Steffen Angenendt

Steffen Angenendt.

Steffen Angenendt, de la Fundación Ciencia y Política, previene sin embargo de sacar cuentas de costo-beneficio en lo tocante a los refugiados: “¿Hemos de decir que cuando un refugiado nos reporta, por ejemplo, un beneficio neto de 2000 euros al año, lo acogemos, y de lo contrario no? Todo este debate me resulta muy sospechoso”.

En conversación con DW, Angenendt subraya que es extremadamente difícil cuantificar lo que cuestan los refugiados y los eventuales beneficios que pueden reportar en el mercado laboral, o en otra forma. “Hace poco tuvimos un intenso debate entre economistas, que llegaron a cifras completamente diferentes, solo en lo tocante a los inmigrantes”, señala, acotando que el cálculo es mucho más difícil en el caso de los refugiados.

El entendido afirma que lógicamente se debe intentar que los refugiados participen a la brevedad posible en el mercado laboral. Pero advierte que “no acogemos a esa gente porque es mano de obra, sino porque necesita protección. Y eso debe tener absoluta prioridad”.

DW recomienda