1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Futbol Internacional

El consejero de Beckenbauer

Este es Fedor Radmann, el hombre al que la Federación Alemana de Fútbol le ha solicitado la devolución de 6,7 millones de euros vinculados al escándalo por posible corrupción en la adjudicación del Mundial 2006.

Desde 1969, cuando asumió como jefe de turismo de los Juegos Olímpicos de Múnich 1972, la vida de Fedor Radmann ha estado vinculada estrechamente al mundo del deporte y sus grandes eventos internacionales. Entre ellos, destaca su papel en la consecución de la sede del Mundial 2006 para Alemania. La Federación de Fútbol de este país demanda actualmente de él la devolución de 6,7 millones de euros, vinculados con un escándalo por presunta corrupción.

Valiosos contactos

Tras su trabajo para los Juegos Olímpicos de Múnich, Radmann hizo una pausa antes de regresar a los negocios en el campo deportivo. Esta vez, en 1979, como encargado de la división de relaciones internacionales de Adidas. Dentro de sus tareas, estaba velar por los intereses de la famosa marca ante organizaciones tan influyentes como el Comité Olímpico Internacional y la FIFA.

En el ejercicio de sus funciones, Radmann estableció una red de valiosos contactos internacionales, que abarcaban desde poderosas personalidades políticas y del mundo de los negocios hasta los más importantes hombres del deporte, tanto en los despachos como en los campos de juego.

Gracias a ellos, Fedor Radmann se anotó triunfos de gestión que respaldaron su prestigio. Para Múnich y Dortmund consiguió la sede del campeonato mundial de hockey sobre hielo de 1993, Viena contó con su consejo para obtener el mismo evento en 1996, año en el que también hizo conocer al Comité Olímpico Internacional su evaluación sobre el programa comercial de los Juegos de Atlanta. Entonces, en entrevista con la revista Focus, formuló duramente su crítica diciendo “cualquier feria de pueblo en Alemania tiene más estilo y cultura”.

Gestor del Mundial 2006

Fedor Radmann

Fedor Radmann

Durante su carrera detrás de las bambalinas del escenario deportivo, Radmann estableció una estrecha relación personal y profesional con Franz Beckenbauer. Fred Sellin, autor de del libro El juego sucio, dedica un capítulo entero a esa relación y califica a Radmann como el “hombre a la sombra”, que permitió al excampeón del mundo como jugador y entrenador alcanzar el estatus de “leyenda” gracias a que se encargaba de “hacerle todo el trabajo y alejarle las molestias”.

Efectivamente, Radmann es el hombre que discretamente estuvo siempre al lado de Beckenbauer durante el proceso de obtención de la sede del Mundial de Fútbol 2006 para Alemania, el primero que lo abrazó al conocerse la noticia, el que no se separó de él en ningún momento antes y durante el evento, y quien lo acompañó a visitar los 31 países participantes en el torneo y voló con él en helicóptero de estadio a estadio para asistir a 48 juegos de la Copa del Mundo.

En el Comité Organizador del Mundial 2006, Fedor Radmann ocupó una vicepresidencia, a la que tuvo que renunciar tras conocerse distintas denuncias sobre sus lazos como asesor de empresas que se beneficiaban comercialmente con el evento. El amigo íntimo de Beckenbauer –padrino de matrimonio- se mantuvo sin embargo activo como consultor externo del torneo futbolístico. El controvertido personaje oficiaría poco después como gerente de la campaña de Salzburgo, Austria, para obtener la sede de los Juegos Olímpicos de Invierno del 2014, así como asesor de la candidatura de Australia a ser anfitrión del Mundial de Fútbol 2022, que luego obtendría Catar.

DW recomienda