1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Sociedad

El cigarrillo del ex canciller

Una agrupación ciudadana demanda por agresión física al ex canciller Helmut Schmidt por fumar en espacios públicos. De hacer caso omiso de la ley y de ser un mal ejemplo para los jóvenes lo acusan.

default

El ex canciller alemán, Helmut Schmidt fumando junto a su esposa

„Hamburgo demanda al ex canciller Helmut Schmidt por fumar“, titula el Bild, el diario de mayor tirada de Alemania. Y no es cierto. No es su ciudad-estado, de la cual es ciudadano de honor, la que lo demanda. Es una asociación ciudadana, y no de Hamburgo sino de Wiesbaden.

Una columna ética

En su largo historial, este ilustre político socialdemócrata conoce lo que es ser el centro de la atención y las críticas. Canciller de Alemania durante el “otoño alemán” y la crisis por los ataques terroristas y secuestros de la Fracción del Ejército Rojo (RAF), Helmut Schmidt es una columna ética de la nación. Sin embargo ahora los ciudadanos lo acusan: por agresión física a los no fumadores y por desacato a la ley.

A pesar de que el 1 de enero entró en vigor la prohibición de fumar en espacios públicos, el ex canciller y su esposa fueron vistos, por televisión, en una gala de Nuevo Año… fumando. Como siempre. El cigarrillo ha sido siempre parte de las manos de este brillante político. El humo azul ha precedido siempre a sus palabras. Incluso a las escritas: co editor del prestigioso semanario Die Zeit, su columna invita “A fumarse un cigarrillo con Helmut Schmidt”.

Ilegal pero exonerado de multa

Las opiniones de los entendidos en derecho no se hicieron esperar: por agresión física no se lo puede demandar, pues para ello hay que comprobar un inmediato desmedro de la salud. Sin embargo, queda la multa de 200 euros por desacato de la ley. Pero esto tampoco sucederá; hasta finales de febrero dura el período de transición: si bien está prohibido fumar, la infracción está exonerada de multa.

Helmut Schmidt in seinem Büro

En su oficina

“Se le puede permitir divertirse un poco al señor Schmidt”, aseveraba a Spiegel online un catedrático de la Universidad de Greifswald, añadiendo que, en pleno invierno, “sería más peligroso enviar a fumar afuera a un hombre de 89 años”. Por su parte, la esposa del ex canciller explica a la prensa que ellos no pueden dejar de fumar, “los médicos lo desaconsejan, nos provocaría demasiado estrés”. La Fiscalía de Hamburgo ha cerrado el caso.

¿Mal ejemplo?

Horst Keiser, el presidente de la Iniciativa de No Fumadores de Wiesbaden, fue quien planteó la demanda. Este activista del antitabaquismo estaba consciente de sus escasas probabilidades de ganar la querella, sin embargo se ha propuesto sentar precedente.

Helmut Schmidt

...fumando

“Desde hace años Helmut Schmidt conculca los derechos de los demás (no fumadores) y no le preocupa en lo más mínimo”, se indigna Keiser y saca la artillería pesada: “¿Cómo enseñarle a jóvenes y niños que deben acatar la ley si un estadista como Helmut Schmidt hace caso omiso de ella?”. Y no le falta razón: según una encuesta hecha por el canal de televisión Premiere, para el 27 por ciento de los encuestados Schmidt es uno de los “tipos más cool” del país: por su historia, su blanca melena, su bastón y su eterno pitillo humeando.¿Un mal ejemplo?

DW recomienda