1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

El BCE mantiene los tipos a sus niveles más bajos y mejora sus previsiones económicas

Draghi destaca la irreversibilidad del euro y defiende a Alemania de las acusaciones de Trump de mantener bajo el tipo de cambio para favorecer sus exportaciones.

El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, insistió este jueves (09.03.2017) en la independencia del organismo europeo y salió en defensa de Alemania, a quien Estados Unidos acusó de modificar el tipo de cambio del euro en su propio beneficio. "No creo que haya ningún mérito en atacar a Alemania por su superávit comercial", respondió Draghi a un periodista durante la rueda de prensa posterior a la reunión del consejo de Gobierno del BCE en la que se decidió mantener los tipos de interés en el mínimo histórico del cero por ciento.

"La divisa de Alemania es el euro y la política monetaria del euro la lleva el BCE y el BCE es independiente", declaró después de que el pasado mes el Gobierno estadounidense acusara a Alemania de usar un euro "sumamente devaluado" para "explotar" a Estados Unidos y sus socios de la Unión Europea.  Asimismo, el economista italiano recordó que la fortaleza del euro la fijan los mercados.

Tipos de interés al cero por ciento

El organismo monetario también decidió dejar inalterada la tasa de interés de la facilidad marginal de crédito, a la que presta el dinero a un día, en el 0,25%. Asimismo, mantiene la tasa de interés a los depósitos de los bancos a un día en el -0,4%. El BCE prevé que "sus tipos de interés rectores se mantengan en los niveles actuales o en niveles inferiores durante un período prolongado y bien pasado el horizonte de las compras netas de activos".

El BCE confirmó que va a comprar deuda pública y privada de la zona del euro por valor de 80.000 millones de euros mensuales hasta finales de marzo y que en abril reducirá esta cantidad hasta 60.000 millones de euros durante nueve meses o más en caso necesario. La entidad monetaria europea reitera el compromiso de comprar más deuda durante más tiempo en caso de que la situación económica empeore o si las condiciones financieras se vuelven más difíciles.

Buenas perspectivas y defensa del proyecto europeo

El BCE revisa su pronóstico de inflación para este año situándolo en el 1,7%, cuando en diciembre pasado consideraba que estaría en el 1,3%. Para 2018, también aumenta la predicción suponiendo que se situará en el 1,6%, frente al 1,5% vaticinado anteriormente. Respecto al 2019, se mantuvo sin cambios en el 1,7%. Draghi espera así una inflación interanual de cerca del dos por ciento, que es el objetivo fijado por el BCE para contar con estabilidad de precios.

"La inflación nominal va a mantenerse cercana al dos por ciento gracias los carburantes y los alimentos", declaró el economista italiano. "Las políticas están impulsando el consumo y el desapalancamiento de la economía", afirmó Draghi después de que la inflación interanual en la eurozona en febrero se situara en el dos por ciento, su nivel más alto en los últimos cuatro años. En cuanto a las proyecciones de la coyuntura económica, el BCE se mostró también algo más optimista que en diciembre. Para el año en curso espera un crecimiento de un 1,8% (1,7%, en el anterior pronóstico) del producto interno bruto (PIB). En 2018, la economía de la eurozona aumentará un 1,7% (mejorando el 1,6% estimado previamente).

Draghi, recordó también que no se puede dar marcha atrás a la eurozona. "El euro es irreversible", afirmó. "Más del 70 por ciento de la población de la zona euro está a favor de mantener el euro, y esta tasa está creciendo", declaró en respuesta al euroescepticismo espoleado por los partidos populistas y nacionalistas en países europeos como Holanda y Francia, que celebran elecciones este año. "Sin el euro, no hay mercado único y sin mercado único no hay Unión Europea", sentenció.

LGC (dpa/EFE)