1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Deportes

El Bayern cae por goleada en San Petersburgo

Una sorpresiva hecatombe sufrió el Bayern de Múnich en San Petersburgo. Perder ya es doloroso, pero hacerlo por 0 a 4 es un desastre para el equipo alemán, que soñaba con ganar la Copa UEFA.

default

Los jugadores del Zenit celebran la victoria.

Por diferentes caminos, pero con idéntico resultado, el Zenit San Petersburgo y el Glasgow Rangers sortearon hoy sus escollos de semifinales y sacaron pasaje para viajar a Manchester, donde el 14 de mayo dirimirán el cetro de la Copa de la UEFA.

El Zenit lo hizo sin dejar dudas y propinándole una paliza histórica a uno de los "gigantes" del continente, el Bayern Múnich, al que goleó por 4-0 en San Petersburgo, para un resultado global de 5-1 que sorprendió a propios y extraños.

En cambio, el Rangers pudo festejar ante la Fiorentina recién en la tanda de penales, después de que tanto el partido de ida en Escocia como los 120 minutos disputados hoy en el estadio Artemio Franchi terminaran igualados en cero. Desde los 12 pasos, el conjunto de Glasgow fue más efectivo y se impuso por 4-2.

Despedida de pesadilla

El Zenit clasificó a la final de la Copa de la UEFA por primera vez en su historia, gracias a los tantos de Pavel Pogrebnyak (a los 4 y 73 minutos), Konstantin Zirianov (39') y Victor Fayzulin (53'). Un Bayern Múnich sin alma y con poco juego, que ya como local la semana pasada había fracasado en su intento de superar al Zenit y debió conformarse con un empate a uno, sufrió hoy su derrota más abultada en torneos europeos en 31 años.

En su último partido a nivel continental, el portero alemán Oliver Kahn -quien se retirará del fútbol a fines de temporada-, vivió la pesadilla de no poder impedir desde el arco una debacle de su equipo. También el entrenador Ottmar Hitzfeld tuvo una despedida europea en el banquillo del Bayern para el olvido.

Crónica de una debacle

Ante 21.500 entusiastas espectadores, el Zenit dirigido por el ex entrenador del Bayern Dick Advocaat justificó plenamente su pasaporte a la final con una gran contundencia. Antes de los cinco minutos, el goleador Pogrebnyak sufrió una falta del brasileño Lucio y él mismo ejecutó el tiro libre: el balón pasó por un hueco dejado en la barrera por el francés Franck Ribéry y dejó sin defensa a Kahn.

Zirianov, a seis minutos de la pausa, marcó el segundo tras engañar al argentino Martín Demichelis y al brasileño Zé Roberto, con un remate al ángulo más lejano del veterano portero alemán.

Con el 2-0 puesto, Hitzfeld decidió que era la hora de introducir cambios: Marcell Jansen y Zé Roberto, ambos de pobre desempeño hoy, fueron reemplazados por Christian Lell y Lukas Podolski, para jugarse al todo o nada. Y fue nada, porque el inseguro portero Malafeev se las ingenió para rechazar un remate de Toni desde 15 metros y Fayzulin, unos minutos después, no perdonó de cabeza tras un centro de Anyukov.

La debacle del Bayern se terminó de concretar veinte minutos después, con un nuevo gol de Pogrebnyak -máximo artillero del certamen, con diez tantos-, quien fue la figura del partido pero debido a una segunda tarjeta amarilla se perderá la gran final de Manchester.

La última vez que el Bayern había perdido por cuatro goles en un torneo europeo databa de noviembre de 1977, en Múnich, ante otro equipo alemán, el Eintracht Fráncfort.