1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

El asesino de Herne confiesa un segundo homicidio

Se trata de un conocido al que pidió que lo alojara y que, cuando descubrió que la policía buscaba al joven, le amenazó con entregarlo. La policía lo describe como "frío como el hielo".

Deutschland Herne - Klaus-Peter Lipphaus (picture-alliance/dpa/I. Fassbender)

Klaus-Peter Lipphaus, jefe de homicidios de Bochum.

El joven detenido ayer en Alemania por el asesinato de un niño de 9 años ha confesado un segundo homicidio. Marcel H. admitió haber matado también a un conocido de 22 años, según informó este viernes (10.03.2017) la fiscalía de Bochum. Según los resultados de las autopsias, la primera víctima recibió 52 puñaladas y la segunda, 68. La policía y la fiscalía lo describieron como un joven sin emociones y totalmente frío ante los agentes, a los que prácticamente "dictó" los detalles sobre sus acciones y movimientos en una confesión que duró horas.

En rueda de prensa, representantes de la policía y de la fiscalía explicaron los detalles de un caso que conmocionó al país, protagonizado por un joven de 19 años que estuvo huido durante tres días y que actuó "a sangre fría" y por "el deseo de matar", según los investigadores.

Danyal Mailbaum, fiscal de Bochum (oeste de Alemania), confirmó que el segundo fallecido es un conocido del presunto asesino, con el que compartía la afición a los videojuegos y que lo había acogido en su casa tras el primero de los crímenes. El relato de los hechos que ofreció el responsable de Homicidios de Bochum, Klaus-Peter Lipphaus, apunta a que Marcel H. mató el lunes por la noche en la localidad de Herne a cuchilladas a su vecino, el niño de 9 años, en el trastero de la casa común. Lipphaus añadió, no obstante, que alberga dudas sobre algunos aspectos de lo que dijo el acusado.

El joven, sin antecedentes penales, fotografió con su teléfono celular a la víctima y, según la policía, envió alguna de esas imágenes por el servicio de mensajería WhatsApp. Lipphaus destacó, no obstante, que varias de las fotografías del presunto asesino aparecidas en las redes sociales en los últimos días son falsas y han dificultado enormemente la investigación.

Para cuando se descubrió este primer cadáver -y la ausencia del niño del domicilio familiar- el joven ya se encontraba en una zona boscosa cercana, donde permaneció un tiempo escondido, mientras los cuerpos policiales iniciaban una operación de búsqueda en el oeste del país. A continuación, se trasladó a casa de un conocido que vivía sólo y le pidió quedarse tres o cuatro días durmiendo en el sofá, según Lipphaus.

Al día siguiente, esta persona descubrió en la red social Facebook que se buscaba a Marcel H. por el asesinato del niño y le amenazó con denunciarle a la policía. Fue entonces cuando el joven lo acuchilló y lo mató, después de lo cual permaneció más de un día en su domicilio, junto al cadáver. El jueves, Marcel H. trató de suicidarse al menos con dos métodos distintos. La razón: "no poder jugar más a videojuegos en internet". A última hora de la tarde, salió a la calle a entregarse, tras prender fuego a la vivienda para borrar las huellas de su crimen.

LGC (EFE/dpa)

DW recomienda