1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Ecología

El agua potable de L.A. está contaminada

Los vecinos activistas de una urbanización en Los Ángeles luchan por el derecho a agua potable limpia.

Muchas niñas de nueve años pasan el fin de semana jugando a Pokémon u organizando fiestas de té con sus muñecas, pero no es el caso de Nashley Talbert. A Talbert le interesa el agua. Concretamente, el color del agua que sale del grifo de su casa, en el complejo de viviendas públicas Jordan Downs, en el distrito de Watts (Los Ángeles).

La urbanización, que alberga a 2.700 personas, fue el escenario de una amenazante película de drama en los años 90 titulada "Menace II Society”. Hoy en día, los vecinos temen más bien vivir en un entorno que amenaza su salud.

"¡Mi agua a veces parece tan sucia! No está clara. En ella flotan cosas negras y amarillas”, cuenta Nashley. Y no es la única que lo ha visto. Los hallazgos preliminares de un estudio, llevado a cabo en la comunidad social Jordan Downs, revelaron que casi el 90 por ciento de los participantes habían experimentado que el agua que sale de sus grifos estaba marrón, oxidada o turbia.

El informe, realizado por la Coalición de Justicia Ambiental Jordan Downs y el Centro Médico Harbor UCLA, también reveló que el 95 por ciento de los 80 hogares involucrados considera que el agua de su grifo no es segura para beber.
 

Nashley Talbert con su madre y su tía, Lety Talbert y Patricia Morales.

Nashley Talbert con su madre y su tía, Lety Talbert y Patricia Morales, quienes luchan por agua limpia en Jordan Downs.

¿Qué tan seguro es seguro?

Jonathan Leung, ingeniero a cargo de la calidad del agua del Departamento de Agua y Energía de Los Ángeles, describe el informe como una "llamada de atención”.

"Tenemos que mejorar”, admite a DW, pero agrega que, aunque el color del agua podría tener "un impacto estético”, no necesariamente significa que tenga "efectos adversos para la salud pública”.

Sin embargo, tales garantías no son suficientes para Nashley o su madre Lety, que afirma que nunca bebe agua del grifo, prefiriendo comprarla de botella. El desembolso económico se eleva a 89 euros (100 dólares) mensuales, pero no quiere poner en riesgo la salud de su familia.
 

Preocupación por los metales pesados

De hecho, las preocupaciones por la salud son lo que llevaron a Nashley, Lety y su hermana Patricia Morales a la Cumbre de Salud de Jordan Downs, que tuvo lugar en el instituto del barrio.

En el encuentro también participó una médica local, Jyoti Puvvla, sorprendida por los resultados del informe. "Los vecinos afirmaron uno tras otro, que tenían que dejar correr el agua durante horas, algunos durante días. Otros dijeron que nunca se aclaraba. Esto es realmente preocupante”, explica Puvvla a DW.


La Dra. Jyoti Puvvula.

La Dra. Jyoti Puvvula trabaja con los ciudadanos de Jordan Downs para sensibilizarlos sobre el problema del agua.

La principal preocupación es que el agua podría contener plomo. Leung, sin embargo, afirma que varias pruebas, realizadas en 2016, habían atribuido el color del agua al hierro y al manganeso. Y que los niveles de plomo encontrados en Jordan Downs eran lo suficientemente insignificantes como para ser categorizados como "no detectable” y "por debajo de lo necesario para actuar”.
 

No obstante, Puvvla se apresura a señalar que hasta el momento no se han definido niveles seguros de estos minerales en sangre para niños – y en Jordan Downs viven alrededor de 300, incluyendo a Nashley. La niña también ha señalado públicamente que en el suelo circundante al complejo, no solo se ha encontrado plomo sino también arsénico. Nashley hace todo lo posible por difundir estos hechos.

Por su parte, Puvvla explica: "mi mayor trabajo consistía en venir y educar a los residentes de Jordan Downs sobre lo que pueden hacer por sus hijos para reducir los efectos del plomo y del arsénico”.
 

Evitando ser el próximo Flint, en Michigan

Algunos vecinos han trazado paralelismos con la crisis del agua en la ciudad de Flint (Michigan), que tuvo lugar cuando se empezó a usar el río Flint como fuente de agua potable para la comunidad local.

Debido a la falta de tratamiento del agua, se empezaron a detectar altos niveles de plomo en sangre entre los residentes. Aunque los niveles de este metal pesado en agua se han reducido desde que comenzó la crisis en 2014, la población local sigue dependiendo del agua embotellada.

Las preocupaciones por el agua en Jordan Downs no han alcanzado aún el estatus de crisis y el abogado de la Fundación de Asistencia Legal de L.A., Alexander Harnden, quiere mantenerlo así. "Nos gustaría evitar ser el próximo Flint, Michigan”, dice. "No queremos responder a una situación con muchos enfermos”.


Flint, Michigan.

Los ciudadanos de Flint, Michigan tienen que tomar agua envasada.

Nuevos comienzos crean nuevos temores

Próximamente se planea una amplia rehabilitación en el complejo de viviendas, lo que a primera vista podría sonar como una solución. Pero Jordan Downs es uno de los lugares más contaminados de California, como resultado de décadas de actividad de la industria pesada y de las muchas autopistas que rodean al barrio de Watts.

Los vecinos temen ahora que los trabajos de construcción liberen aún más contaminantes, tanto en el suelo como en el agua. Contaminantes, con los que tendrían que vivir. Pero prefieren callar por miedo a ser desalojados de sus viviendas si manifiestan en público sus preocupaciones.

"La gente no habla entre sí, no se expresa porque hay mucho recelo en la comunidad”, lamenta Morales. "Tienen esa mentalidad. Creen que si lo denuncian, serán expulsados de sus hogares”.

Así que Lety Talbert y Patricia Morales son el megáfono de muchos. Las hermanas se han convertido en activistas locales para la justicia ambiental y Nashley está orgullosa de su determinación.
 

"No van a rendirse”, dice. Y ella parece dispuesta a seguir sus pasos.

Lena Nozizwe (AR/EL)

DW recomienda

Audios y videos sobre el tema