1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Ejercito Iraquí asalta centro histórico de Mosul

Expulsar al Estado Islámico de la sección central de la ciudad significaría la recaptura completa de la ciudad y una gran pérdida para el grupo yihadista en Irak.

Las fuerzas iraquíes iniciaron este domingo (18.06.2017) su ofensiva en el casco antiguo de Mosul (norte de Irak), que aún se encuentra en manos de la milicia del Estado Islámico (EI) y que representa su principal bastión en Irak. La toma del centro histórico sería la última etapa de la ofensiva para recuperar la ciudad.

En esta última fase de la campaña militar participan efectivos de las Fuerzas Antiterroristas, de la Policía Federal y del Ejército iraquí, apoyados por bombardeos de la coalición internacional, según anunció el comandante de las Operaciones Conjuntas, Abdelamir Rashid Yaralá, en un comunicado.

Las tropas entraron en el casco antiguo después de que la artillería iraquí y los aviones de la coalición, liderada por Estados Unidos, atacaran la zona de Al Faruq, según la nota.

La operación representa peligros para los civiles, ya que el casco antiguo es la zona de la ciudad más densamente poblada y en ella siguen atrapados unos 100.000 civiles, según cálculos de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

Desde hace varios meses no entran alimentos ni suministros médicos a la zona debido a los enfrentamientos contra el EI, lo que ha deteriorado la situación de los civiles.

Además, el vecindario cuenta con calles estrechas, donde no pueden proceder los carros blindados que han sido usados en otras zonas de la ciudad ya liberadas por las fuerzas iraquíes.

La mezquita de Al Nuri es un punto clave de la ciudad, ya que es lugar icónico para los yihadistas, por ser ahí donde el líder del EI, Abu Bakr al Bagdadi, proclamó en junio de 2014 el califato que impuso en los territorios que entonces había conquistado en Irak y Siria.

La ofensiva iraquí para recuperar Mosul comenzó en octubre pasado, se extendió hasta enero en los barrios al este del río Tigris y, un mes después, las tropas comenzaron su asalto a la mitad oeste de la ciudad.

Los yihadistas se han atrincherado en el casco antiguo, lo que llevó a las fuerzas iraquíes a cambiar de estrategia y a dejar la zona histórica de la urbe para la última fase de la ofensiva.

Al menos 819.000 personas han sido desplazadas por los combates desde que comenzó la ofensiva, según calcula el Ministerio de Desplazados y Migraciones.

La Organización Internacional de la Migración (OIM) estima que unas 192.174 personas ya han regresado a sus casas en la mitad este de la ciudad y en las localidades cercanas a Mosul.

JCG (EFE, dpa)