1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

EE. UU.- Siria: historia de alianzas y rupturas

¿Por qué resulta tan polémica la intervención de Estados Unidos en Siria? Una mirada a la historia da cuenta de la complejidad de las relaciones entre ambos países.

Aviones estadounidenses combaten al EI.

Aviones estadounidenses combaten al EI.

La historia de la política estadounidense con respecto a Siria es casi tan antigua como la del propio país. Ya en sus primeros años EE. UU. mantuvo una representación diplomática en Damasco, cuando la actual Siria era todavía parte del Imperio Otomano, y ejerció influencia en distintos gobernantes.

Una mirada a la larga historia de las relaciones entre Estados Unidos y Siria:

Después de 1945: apoyo a la independencia

Bildergalerie amerikanische Präsidenten (Getty Images)

Harry Truman.

Estados Unidos estuvo involucrado en la decisión que llevó a la independencia de Siria. El presidente estadounidense Harry Truman se opuso a los esfuerzos franceses  por volver a obtener un mandato de la Liga de Las Naciones para la joven república. Con respaldo de Estados Unidos, Siria pudo obtener la independencia y fue uno de los primeros países que suscribió la Carta de las Naciones Unidas.

1957: los manejos de la CIA

Menos de una década después se produjo la primera confrontación diplomática entre ambos países. Los conflictos por el petróleo y la supremacía entre Washington y Moscú no dejaron de lado a Siria. En 1949, un golpe militar derrocó a presidente Chikri al-Quwatli, con ayuda de la CIA. Tras su reelección, éste se acercó al Egipto pro-ruso. Un nuevo intento estadounidense de derrocar a Al-Quwatli fracasó en 1957. Ambos países rompieron relaciones diplomáticas y Siria se alió transitoriamente con Egipto en la República Árabe Unida.

1967: Seis días de guerra, 20 años de silencio

Imagen captada en los Altos del Golán en 1967.

Imagen captada en los Altos del Golán en 1967.

Una guerra que no alcanzó a durar ni una semana, marcó al Cercano Oriente por décadas. Entre el 5 y el 10 de junio de 1967 se produjo una nueva confrontación militar entre Israel y los países árabes (Egipto, Jordania y Siria). La guerra terminó con una fortalecida cooperación entre Estados Unidos e Israel.  Rusia, por su parte, siguió armando a Egipto y Siria. La Liga Árabe unió filas contra Israel: rechazó el reconocimiento, las negociaciones y la paz.

1990: Aliados en la Guerra del Golfo

Tras la invasión de Kuwait por parte de Irak, en 1990, Estados Unidos, presidido entonces por George Bush senior, encabezó una alianza internacional para liberar al pequeño emirato. También Egipto y Siria tomaron parte en esa ofensiva militar. Desde enero hasta marzo de 1991 se lanzaron ataques aéreos y se desarrollaron combates terrestres contra las tropas de Irak, que capituló.

El fracaso de Clinton

Durante el Gobierno de Bill Clinton, la frágil cooperación entre Estados Unidos y Siria volvió a fracasar. Clinton intentó impulsar el proceso de paz en el Medio Oriente con los acuerdos de Oslo.  Junto con mediar entre el premier israelí, Yitzak Rabin, y el jefe de la OLP, Yaser Arafat,  Clinton invitó a la mesa de negociaciones también a Egipto, Siria y el Líbano. Pese a los múltiples esfuerzos, la iniciativa fracasó, entre otras cosas debido al rechazo sirio a un acuerdo con Israel.

2002: El veto sirio a la guerra de Irak

Bush y su mejor aliado, Tony Blair.

Bush y su mejor aliado, Tony Blair.

Con los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 cambió sustancialmente la política estadounidense en el Medio Oriente. En un comienzo Siria no fue blanco de la beligerante política exterior de George W. Bush. Como gesto de buena voluntad, Siria entregó a Estados Unidos información sobre redes islamistas. Pero cuando emprendió la guerra contra Irak, Siria no quiso respaldarlo.

En Washington no había claridad en cuanto a qué actitud asumir con Damasco. El Departamento de Estado quería recuperar a Siria como aliado. El pentágono rechazaba en cambio la idea, porque el régimen de Assad respaldaba abiertamente a grupos terroristas como Hezbolá. En 2005, tras el asesinato del primer ministro Rafik Harari en el Líbano, Washington retiró a su embajador de Damasco, acusando a Siria de haber sido el cerebro del atentado.

Obama: Entre diplomacia y guerra

Con el estallido de la guerra civil en Siria, la política estadounidense con respecto a ese  país alcanzó un grado de complejidad sin precedentes. El presidente Back Obama aplicó sanciones contra el régimen sirio por sus violaciones de derechos humanos. Por otra parte, apostó por el diálogo y la diplomacia. En 2013 volvió a enviar un embajador a Damasco. Al comienzo de la guerra, la entonces secretaria de Estado Hillary Clinton descartó una intervención militar en el conflicto. Pero Washington respaldó con armas a rebeldes sirios y más adelante la aviación estadounidense efectuó ataques aéreos contra las fuerzas del Estado Islámico también en Siria.