1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

EE. UU.: más duras sanciones contra Corea del Norte

La iniciativa logró el apoyo casi unánime de la Cámara baja (419 votos a favor y uno en contra) y ahora pasará al Senado para su aprobación definitiva.

La Cámara de Representantes de EE. UU. aprobó hoy (04.05.2017) una ley que confiere mayor poder al presidente, Donald Trump, para imponer sanciones a Corea del Norte y a las empresas de cualquier país que vendan a Pyongyang materiales que le permitan avanzar en su programa nuclear y de misiles.

La ley se dirige contra los trabajos forzados en Corea del Norte y prohíbe la entrada a EE. UU. de cualquier bien producido en los campos norcoreanos, donde los malos tratos y las torturas son frecuentes y los presos son obligados a trabajar jornadas extenuantes y con alimentación escasa.

Además, prohíbe operar en aguas estadounidenses o atracar en sus puertos a los buques de Corea del Norte o de compañías de cualquier otro país, incluida China, que se nieguen a cumplir con las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU de condena del lanzamiento de misiles balísticos.

Posible rechazo de Pekín

Debido a esas provisiones, la nueva ley podría despertar el rechazo del Gobierno de China, aliado tradicional de Corea del Norte y al que Trump ha pedido ayuda para que obligue a Pyongyang a poner fin a sus provocaciones con el ensayo de misiles y a sentarse a la mesa para renegociar su programa nuclear.

El texto, de hecho, establece que "cualquier gobierno extranjero que proporcione artículos o servicios de defensa a Corea del Norte tendrá prohibido recibir ciertos tipos de ayuda externa de EE. UU.".

Revisar lazos diplomáticos con Corea del Norte

Por otro lado, EE. UU. pidió a diez naciones del sudeste asiático que revisen sus lazos diplomáticos con Corea del Norte, y que paralicen sus actividades en las islas del mar de China Meridional mientras avanzan las negociaciones sobre las disputas territoriales con Pekín en esa región.

"No estamos pidiendo específicamente a ningún país que corte sus lazos diplomáticos, sino más bien que revisen las relaciones que tienen" y consideren rebajarlas, explicó a los periodistas el subsecretario adjunto de Estado de EE. UU. para el Sudeste Asiático, Patrick Murphy.

FEW (EFE, Reuters)
 

DW recomienda