Drogas: ya no hay ni Sur ni Norte | Política | DW | 17.07.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

Drogas: ya no hay ni Sur ni Norte

Las posiciones entre América Latina y Europa se van acercando: el problema de las drogas es de responsabilidad compartida. Con respecto enfoques y pasos a dar se discute en la Asamblea Eurolatinoamericana.

Partiendo de que es errónea la dicotomía según la cual en el sur se encuentran los países productores de drogas y en el norte los consumidores, parlamentarios europeos y latinoamericanos debaten sobre el combate birregional al problema de las drogas. En el marco de la Asamblea Parlamentaria Eurolatinoamericana (Eurolat), reunida en Vilna, capital de Lituania, hasta el viernes (19.07.20123).

Algunos datos

La marihuana sigue siendo la droga de mayor consumo. En este momento, 77 millones de adultos en Europa declaran haberla consumido por lo menos una vez en la vida y tres millones la consumen diariamente; 15 millones de adultos jóvenes (15-34 años) la han consumido en los últimos doce meses.

En los últimos diez años, el tipo de marihuana que se consume en los países europeos ha cambiado: hace diez años era más resina -producida principalmente en Marruecos-, entre 2009 y 2010 la tendencia cambió totalmente hacia la hierba. De una producción europea de resina hablaba Alexis Goosdeel, Jefe del Red Europea de Información sobre las drogas y las toxicomanías; también de que si bien es cierto que las muertes por sobredosis se han reducido, fueron 6.500 en 2011.

A los problemas que plantean las nuevas rutas del tráfico, se suma el aumento en nuevas sustancias: hace cinco años se detectaron 23 nuevas sustancias, en 2012 fueron 73 que causaron 21 muertes. Por otro lado, entre 12,2 y 31,1 muertes por millón de personas entre los 15 y los 64 años de edad están relacionadas en América Latina con las drogas; la cocaína es la que más muertes causa, siendo Colombia, Perú y Bolivia los países productores.

Por último, mientras en Europa, el consumo de heroína parece estar disminuyendo, el mercado de la cocaína parece estar expandiéndose en América del Sur. Cifras aparte, al parecer se va avanzando en la conciencia de que en este complejo entramado "todos somos productores, todos consumidores, por todos los países pasa el tráfico ilícito", subraya Jorge Skinner-Klée, embajador de Guatemala ante la Unión Europea y copresidente del Mecanismo de Coordinación y Cooperación en materia de drogas.

Un problema compartido

Así, con ocasión del encuentro en Quito en junio de este año y también de cara a la Revisión sobre las Drogas de Naciones Unidas anunciada para 2016, Deborah Salgado, que presidió hasta junio el Mecanismo CELAC-UE dijo a DW: "Hemos aproximado mucho las posiciones; la declaración de Quito es un buen ejemplo de cómo se pueden aproximar esas posiciones que conjugan los enfoques más orientados a la interdicción y la seguridad con aquellos más integrales".

Drogen Cannabis Deutschland Archiv 2001

La marihuana sigue siendo la droga de mayor consumo. 77 millones de adultos en Europa declaran haberla consumido por lo menos una vez en la vida .

"Sin descuidar los aspectos de la interdicción, detectamos campos de colaboración sobre todo en aspectos preventivos tanto en el área de consumo como en la oferta", agrega Salgado, subrayando que tanto consumo como dependencia se deben enfocar como un problema de salud pública.

La importancia de la observación

Precisamente ahí, y superando las declaraciones, Goosdeel detecta uno de los desafíos actuales del combate contra las drogas: existe presión sobre los presupuestos de salud pública.

"Ya no se ve drogadictos morir en las calles de España y Alemania como en décadas anteriores", decía Goosdeel subrayando que, en parte, esto es un logro de los fondos destinados a los 28 observatorios europeos. En este punto "hay gran variabilidad entre los observatorios en Latinoamérica", dijo Goosdeel a DW indicando que países como Chile, Argentina y Uruguay tienen observatorios bien establecidos, y que Colombia ha desarrollado un sistema de alerta temprana sobre nuevas sustancias.

Goosdeel, que lleva, en este tema birregional más de una década, conoce a fondo la cooperación entre ambos continentes en el marco del COPOLAD (Programa de cooperación entre América Latina y la Unión Europea en Políticas de Drogas).

"Cuando hay un cambio político, la estructura, el presupuesto y la organización de los observatorios no está siempre muy garantizada aunque se haya desarrollado un equipo bueno, aunque muchas veces pequeño", señala Goosdeel puntualizando que para los países latinoamericanos "si bien es un desafío muy importante el desarrollo del campo socioeconómico, es importante también invertir en los sistemas de información sobre drogas, pues sólo con una información objetiva y comparable y que sea independiente ideológicamente se pueden comparar e intercambiar experiencias y respuestas".

Así, aunque el combate conjunto al fenómeno de las drogas -consumo, tráfico ilícito, lavado de dinero, violencia- es uno de los puntos del plan de acción acordado entre la UE y la CELAC en la Cumbre de Santiago en 2013, las acciones concretas -como destinar fondos a mecanismos que aportan al control del problema- requieren de esfuerzo adicional. Por ello, en el marco parlamentario del EuroLat se subrayaba la importancia del apoyo, tanto económico como político, a este punto de la agenda birregional. "Uno de nuestros objetivos es que se mantenga el proyecto de cooperación COPOLAD", decía Deborah Salgado, "y que se extienda a la zona del Caribe".

Autora: Mirra Banchón
Editor: Pablo Kummetz

DW recomienda