1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Dos grupos yihadistas reivindican la toma del hotel de Mali

El país declara 10 días en estado de emergencia tras el ataque sufrido. Según el mensaje en el que reivindicaron el ataque, los yihadistas quieren evitar la recién iniciada estabilización de Mali.

Hasta el día de hoy, el hotel de lujo Radisson Blu, en la capital de Mali, era considerado seguro por hombres de negocios, diplomáticos e incluso la ONU. El asalto por parte de presuntos islamistas al hotel de Bamako tiene por ello una gran fuerza simbólica y un mensaje: que no hay ningún lugar a salvo de los yihadistas. Los atacantes, según el mensaje de dos grupos vinculados a la red Al Qaeda, quieren evitar la recién iniciada estabilización de Mali.

Los autodenominados "combatientes de dios" dirigieron al parecer sus ataques contra no musulmanes. Aquellos rehenes capaces de recitar la profesión de fe musulmana eran puestos en libertad, según contó un periodista de Bamako. Con ello, se repite el modelo de otros atentados en África, como en Nigeria o Kenia: se mata sobre todo a los no musulmanes.

En el ataque de este viernes (20.11.2015) por la mañana, los atacantes asaltaron el hotel tomando a 170 personas como rehenes, 140 huéspedes y 30 empleados, según datos del hotel, popular entre hombres de negocios y diplomáticos. Entre ellos había ciudadanos franceses, turcos, belgas, indios y chinos, entre otras nacionalidades. Después, 87 personas fueron liberadas o lograron escapar.

Una víctima estadounidense

Unidades especiales del Ejército, apoyadas por fuerzas especiales estadounidenses y tropas francesas, asaltaron el hotel por la tarde y todos los rehenes quedaron en libertad. Según la misión de mantenimiento de la paz de la ONU en el país (Minusma), el ataque se saldó con 27 muertos, entre empleados y clientes del hotel, además de los 13 asaltantes, todos abatidos. El presidente del país, por su parte, habla de 21 víctimas mortales. EE.UU. ha confirmado que una de ellas era un ciudadano estadounidense.

El asalto al hotel fue reivindicado por dos grupos yihadistas activos en el Sahel, Al Murabitun y Al Qaeda en el Magreb Islámico, que afirmaron haber actuado conjuntamente, en una llamada a la agencia mauritana Al Ajbar, generalmente bien conectada con los grupos yihadistas de la zona.

"Un ancla de estabilidad"

El asalto al hotel del país occidental africano se produce al cumplirse justo una semana de los atentados de París con 130 muertos, que reivindicó el autoproclamado Estado Islámico. En el norte de Mali están activos desde hace años islamistas con conexiones a Al Qaeda. El norte del país, dominado por el Sáhara, tiene el tamaño de Francia y apenas cuenta con vigilancia efectiva. Las fronteras del desierto con las vecinas Argelia y Níger son muy permeables.

En el norte viven también los tuareg, que desde hace décadas aspiran a una mayor autonomía o independencia. En 2012, los tuareg y grupos islamistas tomaron el poder en el norte del país. Solo una intervención militar de Francia en 2013 posibilitó la recuperación de la zona. En julio se alcanzó un acuerdo. Además de una misión de la Unión Europea, en Mali está también presente una operación de los "cascos azules" de la ONU con más de 10.000 soldados y policías.

Durante una visita de la ministra de Defensa alemana, Ursula von der Leyen, al norte del país, esta se mostró confiada en que la comunidad internacional pudiera desarrollar allí "un ancla de estabilidad". Pero eso es precisamente lo que quieren evitar los fundamentalistas sunitas del norte. En los últimos meses sus ataques se multiplicaron y en agosto un grupo de islamistas radicales ya había asaltado un hotel popular entre empleados de la ONU en el norte de la capital Bamako. Tras una toma de rehenes de 24 horas, murieron 13 personas, entre ellas cinco funcionarios de la ONU.

MS (dpa/efe)

DW recomienda