1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Dimite la ministra francesa de Justicia

La ministra francesa de Justicia, Christiane Taubira, dimitió por sus discrepancias con una moción para despojar de la ciudadanía francesa a quienes sean condenados por actos de terrorismo y tengan doble nacionalidad.

La exministra francesa de Justicia, Christiane Taubira.

La exministra francesa de Justicia, Christiane Taubira.

La ministra francesa de Justicia, Christiane Taubira, dimitió este miércoles (27.1.2016) por sus discrepancias con una medida de seguridad nacional impulsada por el presidente François Hollande que contempla reformar la Constitución para poder despojar de la ciudadanía francesa a quienes sean condenados por actos de terrorismo y tengan doble nacionalidad. Su oposición quedó patente en diciembre de 2015, un día antes de que el Gobierno presentara esa moción ante el consejo de ministros.

Desde entonces se preveía la posibilidad de que Taubira abandonara el cargo. La idea de privar de la nacionalidad francesa a quienes fueran hallados culpables de perpetrar actos terroristas fue articulada por el presidente Hollande tras los atentados perpetrados el 13 de noviembre de 2015 en París y en la periférica Saint Denis, donde 130 personas fueron asesinadas y otras 350 resultaron heridas. A juicio de Taubira, esa medida no redundaría a favor de la lucha antiterrorista.

A sus ojos, retirar la ciudadanía francesa a terroristas que poseen una doble nacionalidad no sería conveniente y su eficacia sería “absolutamente ridícula”. No obstante, Taubira siempre había asegurado que defendería el proyecto en el Parlamento en nombre del Gobierno. Hasta ahora, una persona sólo puede perder la ciudadanía francesa si la ha recibido a lo largo de su vida. Quien nace como francés nunca puede perderla, aunque también tenga el pasaporte de otro país.

El primer ministro francés, Manuel Valls, había calificado el despojo de la nacionalidad como una “medida simbólica”. Taubira hizo alusión a ese argumento este 27 de enero, advirtiendo que aunque “el peligro terrorista que amenaza [al país] es grave”, no se le debe “conceder ninguna victoria, ni militar, ni diplomática, ni política, ni simbólica”. Su primer pronunciamiento tras la renuncia fue emitido vía Twitter: “A veces, resistir es quedarse y, a veces, resistir es partir”. Horas después, en una comparecencia ante la prensa, subrayó que se marchaba por un “desacuerdo político importante”.

Nacida en la Guayana Francesa en febrero de 1952, Taubira había sobresalido antes de su paso por el Elíseo por su candidatura presidencial en 2002 bajo el paraguas del Partido Radical de Izquierda, con el que acaparó el 2,32 por ciento de los votos. De su mandato desde mayo de 2012 se recuerda especialmente su férrea defensa de la legalización del matrimonio homosexual, aprobada en 2013; pero desde entonces le ha costado imponer sus ideas en el seno del Ejecutivo, y su política penal y judicial ha sido calificada de laxa por la oposición.

La violencia de las críticas lanzadas contra ella por la extrema derecha y por una parte de la derecha parlamentaria la habían erigido, de hecho, en un icono de la izquierda. Los ecologistas, el grupo de disidentes socialistas y anteriores miembros del Ejecutivo que también se vieron obligados a salir por la criticada deriva liberal y conservadora del Gobierno de Hollande –como el extitular de Cultura, Aurélie Filippetti, o el de Educación, Benoît Hamon, alabaron la trayectoria de Taubira.

Hollande nombró como sucesor de Taubira al socialista Jean-Jacques Urvoas, hasta ahora presidente de la Comisión de Derecho de la Asamblea Nacional. Urvoas, de 56 años, desempeñó el año pasado un papel clave en la aprobación de la nueva ley sobre los servicios de inteligencia. La reforma constitucional comenzó a ser discutida este mismo miércoles (27.1.2017) en la Comisión de Derecho de la Asamblea Nacional.

ERC ( EFE / dpa )

DW recomienda