Dilma Rousseff posterga viaje a EE.UU. por espionaje | América Latina | DW | 17.09.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Dilma Rousseff posterga viaje a EE.UU. por espionaje

La mandataria cumplió así lo anunciado hace algunos días y reclamó por la falta de respuesta estadounidense ante la solicitud de explicaciones realizada por Brasilia.

La prensa brasileña lo había adelantado y la tarde de este martes (17.09.2013) se cumplieron los designios: la presidenta Dilma Rousseff anunció que postergaría su visita programada para octubre a Washington, como protesta por las denuncias de espionaje supuestamente realizado por el servicio secreto de Estados Unidos contra su persona y contra los ciudadanos de Brasil.

Las acusaciones, dadas a conocer en el programa de televisión “Fantástico” de TV Globo, se basaron en documentos filtrados por el exanalista de la NSA, Edward Snowden, y afirmaban que los correos electrónicos, llamadas telefónicas y mensajes de la mandataria eran interceptados por funcionarios de inteligencia de Estados Unidos. El hecho hizo que Rousseff exigiera una disculpa del mismo Barack Obama.

Presidencia justificó la decisión afirmando que finalmente no recibió de Washington las “explicaciones” solicitadas sobre el caso, ni tampoco “el compromiso de cesar las actividades de interceptación”, por lo cual “no están dadas las condiciones para la realización de la visita en la fecha antes acordada”. El texto reitera que las actividades de monitoreo son “prácticas Ilegales” y “un hecho grave, que atenta contra la soberanía y los derechos individuales”.

Casa Blanca lamenta decisión

De acuerdo a la información entregada por el Gobierno de Brasil, la decisión de postergar de la visita de Estado de la presidenta Rousseff fue tomada de mutuo acuerdo entre la jefa de Estado sudamericana y su par estadounidense, dejando sin efecto el viaje previsto para el 23 de octubre. Anteriormente, se había dicho que la presidenta revisaría la compra de aviones estadounidenses, como manifestación de malestar por la intromisión.

Desde Washington, el vocero de la Casa Blanca, Jay Carney, dijo que la eventual visita de Rousseff “no debería verse eclipsada por un único asunto bilateral, por muy importante o difícil que éste sea”. Asimismo, aseguró que el gobierno de Obama espera recibir a la jefa de Estado brasileña en el futuro.

La decisión de Brasil había sido anunciada en la prensa, aunque la confirmación oficial se produjo luego de que el canciller Luiz Alberto Figuereido Machado informara a las autoridades de Washington de la determinación adoptada por Rousseff. Debido a la importancia que revestía la visita, el lunes 16 de septiembre Obama había telefoneado a su colega para reiterarle la invitación e intentar disuadirla de una eventual suspensión del viaje.

La nota dada a conocer este martes por el Gobierno brasileño concluye con una manifestación de confianza en la superación de la crisis, al afirmar que el gobierno brasileño espera que “luego de solucionada la cuestión en forma apropiada, la visita de Estado ocurra en el más breve plazo posible, impulsando la construcción de nuestra asociación estratégica a niveles aún más elevados”.

DZC (dpa, AFP, Reuters)