Dilma Rousseff elogia la “fuerza de la calle” | América Latina | DW | 18.06.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Dilma Rousseff elogia la “fuerza de la calle”

Dilma Rousseff, la presidenta de Brasil, dijo que las manifestaciones en el país "demuestran la energía de la democracia" y que su Gobierno escucha las voces y está comprometido con la transformación social del país.

Brazilian President Dilma Rousseff delivers a speech during a ceremony at Planalto Palace in Brasilia, on June 18, 2013. Rousseff said Tuesday that the voices of the hundreds of thousands of youths protesting across Brazil over the huge cost of hosting sporting events like the World Cup must be heard. AFP PHOTO / Evaristo SA (Photo credit should read EVARISTO SA/AFP/Getty Images)

Dilma Rousseff

Para la jefa de Estado, las más de 200.000 personas que salieron a las calles la noche del lunes dieron un mensaje al conjunto de la sociedad y a los gobernantes, de mayor ciudadanía y una mejora de la educación, la salud y el transporte público.

“El Brasil hoy es más fuerte. La grandeza de las manifestaciones de ayer demuestran la energía de nuestra democracia, la fuerza de la voz de la calle y el civismo de nuestra población”, dijo Rousseff en un discurso en ceremonia de lanzamiento del nuevo marco regulatorio de la minería, siendo interrumpida por aplausos de numerosos políticos presentes.

El movimiento alcanzó su punto culminante -hasta ahora- este lunes, cuando las manifestaciones convocadas a través de las redes sociales movilizaron al menos a 250.000 personas de norte a sur del país e incluyeron invasiones del Congreso Nacional, en Brasilia, y de la Asamblea Legislativa de Río.

Fue la mayor manifestación callejera desde 1992, cuando el pueblo salió a pedir la renuncia del entonces presidente Fernando Collor de Mello, quien dimitió poco después en medio de un juicio político por corrupción.

Las protestas multitudinarias no son usuales en Brasil, y por ello los actos de los últimos días -que en muchos casos fueron reprimidos con violencia por la policía y dejaron heridos- tomaron totalmente por sorpresa a los políticos locales.

PK (dpa)

DW recomienda