1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

Difícil batalla para aprobar el CETA

El debate sobre la conveniencia de firmar el acuerdo comercial con Canadá se vivió con especial dureza en Estrasburgo. Si bien el Parlamento Europeo aprobó el pacto, aún quedan muchos obstáculos por superar.

El caballo de Troya recobró protagonismo ante las puertas del Parlamento Europeo, en Estrasburgo. Desde el comienzo de las protestas contra el acuerdo comercial CETA, la figura es utilizada como símbolo de la infiltración en Europa de grandes empresas estadounidenses y canadienses, que gracias a este pacto buscarían acabar con la agricultura y la pequeña industria del Viejo Continente. Al menos, así lo ven los críticos del acuerdo. Algunos cientos de manifestantes de Francia, España y Alemania protestaron precisamente el día en que el CETA fue aprobado por la Eurocámara.

Los opositores más radicales ya se habían instalado en la madrugada como verdaderas barricadas vivientes frente al Parlamento. Activistas de Greenpeace hundieron una estatua de la libertad en un canal cercano, para simbolizar la destrucción de la democracia por medio del CETA. Cajas con más de tres millones de firmas de rechazo fueron exhibidas como muestra del descontento generalizado. ¿Qué tiene de malo el CETA? "¡Que solo sirve a las grandes corporaciones! ¡Será el fin de los agricultores europeos! ¡Será el fin de nuestro medio ambiente!", gritaban los manifestantes.

Ataques de todos los bandos

Sin embargo, la batalla real se llevó a cabo en el salón del Parlamento. Pese a los cambios realizados en las negociaciones de última hora, que en teoría tuvieron en cuenta las objeciones realizadas previamente, los ataques no se detuvieron. El CETA llevará a la desregulación y a la privatización, dijo Yannick Jadot, de la Alianza Libre Europea. "El gobierno de Trump y el excomisario europeo Barroso querían eso", añadió. Las privatizaciones de empresas de interés público han sido eliminadas del acuerdo, aseguran los negociadores. Pero Tiziana Beghin, del Movimiento Cinco Estrellas italiano, insistió: "200 mil puestos de trabajo europeos desaparecerán, los salarios se hundirán, cereales genéticamente modificados llegarán a nuestros platos".

Las autoridades habían firmado el CETA en octubre de 2016. Faltaba la aprobación del Parlamento Europeo.

Las autoridades habían firmado el CETA en octubre de 2016. Faltaba la aprobación del Parlamento Europeo.

Luego fue el turno de la ultraderechista francesa Marine Le Pen, del Frente Nacional: grandes multinacionales podrían comprar empresas, desaparecerán los agricultores franceses, se perderán puestos de trabajo. "Solo las naciones pueden firmar acuerdos", recalcó Le Pen, y puso sobre la mesa la posibilidad de echar por tierra el acuerdo en el Parlamento de Francia, tras las elecciones galas.

Sin mayoría abrumadora

Los resultados de la votación fueron más bien magros para quienes apoyan el acuerdo comercial: solo 408 de los 751 parlamentarios presentes aprobaron el CETA, la mayoría de ellos cristianodemócratas, liberales, conservadores y socialdemócratas. Hay casi 70 votos disidentes, la mayoría de ellos socialistas.

El quiebre es transversal. Para Sorin Moisa, de Rumania, el CETA es una buena señal contra el proteccionismo y el nacionalismo, pero está consciente también de que algunos de sus colegas temen que ciertas empresas de servicio público, como las de agua o transporte, no estén suficientemente protegidas ante la competencia de proveedores canadienses.

Algunos cientos de manifestantes llegaron hasta Estrasburgo.

Algunos cientos de manifestantes llegaron hasta Estrasburgo.

Esas preocupaciones también las tienen los Verdes. Su líder parlamentaria, Ska Keller, también ve dificultades, especialmente para la agricultura: "Los granjeros canadienses tienen grandes terrenos, pueden ofrecer productos más económicos. Ante eso los agricultores europeos no pueden competir". Sin embargo, no quiere que sus críticas sean equiparadas con las de Le Pen. "Estamos a favor de los acuerdos, pero de los acuerdos justos", sostuvo.

Vigor provisional

La comisaria de Comercio, Cecilia Malmström, quedó aliviada. "Estoy feliz por la aprobación. Así construimos puentes, no muros", dijo, en un claro mensaje a Donald Trump. Para ella el CETA es un acuerdo ejemplar, un modelo para el comercio libre, justo y sostenible. Con el CETA, Malmström quiere demostrar que la UE está en condiciones de cerrar este tipo de tratados. Si por razones políticas el CETA se hubiera caído, la comisión habría perdido buena parte de su credibilidad.

Con la aprobación en el Parlamento Europeo, el CETA podría entrar en vigor en pocas semanas más. Sin embargo, ahora falta superar otros obstáculos: 38 parlamentos nacionales y regionales deben aprobar el acuerdo. La región belga de Valonia demostró el pasado otoño boreal que podría haber resistencia. La batalla por el CETA sigue adelante y el contrato final podría entrar "provisionalmente en vigor" y permanecer así durante muchos años.

 

DW recomienda