Desalojo de campamentos deja 278 muertos en Egipto | El Mundo | DW | 14.08.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Desalojo de campamentos deja 278 muertos en Egipto

Entre ellos, hay 43 policías que perdieron la vida en los operativos. Autoridades confirmaron, además, que hubo 2.001 personas heridas.

El jefe de los servicios de emergencia de Egipto, Mohamed Sultan, fue el encargado de entregar las terribles cifras que dejaron los desalojos, este miércoles (14.08.2013), de los campamentos de los seguidores de Mohamed Mursi en ese país de África: 235 civiles y 43 policías perdieron la vida en la jornada, a lo que se suman 2.001 personas heridas de diversa consideración.

El operativo de las fuerzas de seguridad desembocó en una de las jornadas más sangrientas de la historia reciente de Egipto. La decisión de las autoridades de despejar las calles fue duramente criticada por Estados Unidos, la Unión Europea e incluso dentro del mismo régimen, donde su vicepresidente, Mohamed El Baradei, presentó su renuncia.

Ver el video 01:33

Escenas de guerra en Egipto

Imágenes exhibidas por la televisora CNN muestran a presuntos miembros de los Hermanos Musulmanes usando armas de fuego contra los agentes de seguridad, aunque periodistas de otros medios dijeron no haber visto a manifestantes con armas de fuego. Los enfrentamientos dejaron un rastro de sangre en la ciudad, donde los heridos se arrastraban en busca de protección mientras las fuerzas de seguridad arrasaban con los campamentos donde miles de seguidores de Mursi exigían la liberación del primer presidente elegido democráticamente en el país.

“No habrá más protestas”

El movimiento Hermanos Musulmanes de Mursi dijo que el número de víctimas era mucho mayor (hablaron de 8.000 heridos) y describió la acción de los militares como una “masacre”. Mientras cadáveres envueltos en alfombras eran trasladados a una morgue improvisada en la mezquita de Rabaa al-Adawiya, el Gobierno egipcio respaldado por las Fuerzas Armadas declaró un estado de emergencia de un mes, restaurando la autoridad militar que existió en el país por décadas antes de la revolución a favor de la democracia en el 2011.

La violencia se extendió más allá de El Cairo y los partidarios de Mursi y las fuerzas de seguridad se enfrentaron en las ciudades de Alejandría, Minya, Assiut, Fayoum y Suez, además de en las provincias de Buhayra y Beni. Cuando comenzó el operativo en el campamento de El Cairo, residentes desesperados gritaron “¡Alá ayúdanos!” mientras helicópteros sobrevolaban la zona y retroexcavadoras blindadas arrasaban con sus barreras defensivas, formadas por bloques de cemento y sacos de arena.

“Ellos rompieron nuestras paredes. Policías y soldados, lanzaron gases contra los niños", dijo Saleh Abdulaziz, de 39 años, un profesor de escuela secundaria que intentaba parar una herida sangrante en su cabeza. Después de que comenzaron los tiroteos, heridos y muertos quedaron tirados en las calles cerca de charcos de sangre.

En un discurso televisado, el ministro del Interior egipcio, Mohamed Ibrahim, aseguró este miércoles que las autoridades no permitirán nuevas protestas contra el derrocamiento del presidente Mohamed Mursi. “Hay una coordinación total con las fuerzas armadas y no se permitirán más sentadas en ninguna plaza”, dijo Ibrahim.

DZC (Reuters, dpa, CNN)

DW recomienda

Audios y videos sobre el tema