1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Denuncian abusos policiales contra dos refugiados

La fiscalía investiga un posible caso de abusos cometidos por varios policías contra dos refugiados en Hannover. Las organizaciones de refugiados se muestran horrorizadas por el suceso.

Un mensaje realmente terrible e inhumano que aterrorizaría a cualquiera: "Le metí los dedos por la nariz y lo estrangulaba. Era divertido. Después lo até por los pies y lo arrastré hasta el puesto de guardia". Un policía de Hannover habría enviado este texto a sus colegas a través de WhatsApp en marzo del año pasado. Su víctima, un refugiado de 19 de años de Afganistán.

Así lo mostró un reportaje de la emisora NDR, según el cual la persona habría sido acusada de faltas leves como no tener pasaporte durante un control policial. Los policías de Hannover se lo llevaron a comisaria donde terminó siendo víctima de esos abusos.

No se trata de un caso único. Según la misma investigación de la emisora alemana, un marroquí de 19 años fue detenido por la policía por viajar sin billete seis meses después y también habría terminado en una celda víctima de maltratos. Como indicaba el reportaje, también esta vez hay un mensaje que prueba los hechos: "Gritaba como un cerdo y después tuvo que comer en el suelo los restos de carne de cerdo podrida de la nevera", decía el texto citado.

¿Qué sabían los superiores?

Una foto realizada por los policías mostraba a una persona agazapada en el suelo con las manos esposadas y las piernas giradas. Al lado se veían dos botas. Probablemente de dos policías. ¿Lo sabían otros compañeros? ¿O quizás los superiores? ¿Asistieron a los maltratos? Es posible. En otro de los mensajes citados por NDR se menciona a claramente un superior: "XY ha dicho que lo ha escuchado desde arriba".

Ahora, la fiscalía de Hannover investiga contra los agentes de policía por lesiones corporales durante el servicio y por otros incumplimientos de la ley: durante una inspección en la casa de los policías se encontraron armas ilegales, explicó el fiscal superior Thomas Klinge.

Asociaciones de refugiados horrorizadas

En entrevista con DW, Günter Burkhardt, director de la organización humanitaria Pro Asyl, se mostró horrorizado ante un acto racista tan inhumano. "Nadie imaginaría que la policía pueda maltratar a un refugiado en una democracia como Alemania", dijo Burkhardt a la vez que exigió una investigación sobre las actitudes racistas de la policía con los refugiados para comprobar si existen más casos.

También el presidente del sindicato de la Policía, Rainer Wendt, calificó el caso como muy grave. "Si hay más agentes envueltos en el caso o que conocían los hechos, habrá consecuencias", dijo a DW. Wendt aclaró que el sindicato se esfuerza para que estas acusaciones contra un agente no se conviertan en una crisis contra la policía. Entretanto, la investigación está en manos de la fiscalía de Hannover y los investigadores cuentan con todo el apoyo del Gobierno, si bien aún no se aclaró si podría haber más víctimas.