1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

La prensa opina

Demasiado tarde

La prensa europea discute las posibilidades de éxito del viaje que realiza George W. Bush por Cercano Oriente.

default

Asentamiento israelí en Har Homa.

El diario liberal vienés Der Standard, se refiere al clima político y social que enmarca la visita de George W. Bush al Cercano Oriente: “La gira ha desatado uno de los operativos de seguridad más grandes de todos los tiempos; no todo aquel que vaya a Jerusalén puede contar con que resucitará, ni siquiera si su misión –al igual que la de la guerra en Irak- le fue dictada por Dios todopoderoso. Bush viajará a Israel y además a varios estados árabes que han utilizado el desarrollo de los acontecimientos en la región para postergar sus propios procesos democráticos. Para ellos es casi seguro que la presión estadounidense se limitará a advertencias migables, pues el gobierno de Washington, al igual que el de tales naciones musulmanas, está interesado en conformar un frente común contra Irán.”

Bush hace lo correcto

En Koblenz, Alemania, el Rhein Zeitung comenta el periplo de la siguiente manera: “Ni Ehud Olmert ni Mahmud Abbas tienen la fuerza suficiente como para cimentar una paz duradera. Olmert ni siquiera tiene la voluntad; tampoco se encuentra en una situaciíon que le mermita para los asentamientos de colonos judíos en Cisjordania. Abbas es percibido como títere de Estados Unidos y ni siquiera su propia población confía en él. Pero con su viaje, el presidente Bush hace lo correcto. El conflicto en Cercano Oriente es uno de los más delicados del mundo y Estados Unidos debe ocuparse de él. Por desgracia, el paso se produce demasiasdo tarde. Si no sucede un milagro, la tarea de lograr la paz en esa zona del mundo será heredada al próximo mandatario estadounidense.”

Dos condiciones

El Financial Times, en cambio, ve con mayor optimismo la gira del mandatario: “Cualquier presidente de Estados Unidos, incluso el actual, está en condiciones de cambiar la circunstancia en la región. Para ello debe pedir que termine la ocupación de 22 por ciento de los territorios de la vieja Palestina, condición para que esta población se transforme en un Estado. Ello debería ocurrir en tono tan enérgico como el que Bush ha utilizado para demandar que cesen los ataques con misiles por parte de milicianos islámicos en la Franja de Gaza. Sólo así podrá obtener el apoyo de las mayorías en Israel y en la población palestina. Ambos esperan aún que Estados Ujidos dirija el proceso hacia una solución del conflicto.”

Dudoso apoyo

En otro tema, el diario belga De Morgen se refiere a las propuestas cristianodemócratas para hacer frente a la violencia juvenil en Alemania: “Más de la mitad de los alemanes rechaza el plan de la canciller Angela Merkel para castigar con enas más duras la criminalidad entre jóvenes. El partido neofascista, NPD, se congratula por las propuestas de la jefa de Gobierno, pero Merkel debería prescindir de tales muestras de apoyo. Una encuesta revela que 55 por ciento de los alemanes nada quiere saber acerca de estos planes, si bien 49 por ciento ve aspectos positivos en el establecimiento de ‘campos de instrucción'. La mayoría de los encuestados opina que el tema ha surgido a raíz de que se aproximan elecciones en tres importantes estados federados.”