1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Los campeones mundiales

Del Mundial a la Eurocopa: la otra Alemania

La selección campeona del mundo clasificó con muchas dificultades a la próxima Eurocopa. ¿La razón? El equipo alemán que aseguró el viaje a Francia 2016 es uno muy distinto al que ganó el Mundial de Brasil 2014.

El nuevo delantero de la selección, Max Kruse, celebra el gol con el que clasificó a Alemania a la Eurocopa 2016.

El nuevo delantero de la selección, Max Kruse, celebra el gol con el que clasificó a Alemania a la Eurocopa 2016.

Nuevos nombres, una generación distinta y un fútbol remozado y diferente al que se práctico en el Mundial 2014. Los actuales campeones del mundo se encuentran en un proceso de transformación que ya alcanzó el primer escalón: clasificar a la Eurocopa 2016. El próximo verano en Francia los aficionados verán un equipo que poco tiene que ver con el que compitió el año pasado en Brasil. Aquí les contamos cuáles son los principales cambios.

Plantilla renovada

La salida de la selección de figuras claves en la obtención de la Copa del Mundo como el capitán Philipp Lahm, el defensor central Per Mertesacker o el histórico goleador Miroslav Klose; la recuperación de jugadores valiosos que se perdieron el Mundial de Brasil por lesión (Marco Reus e Ilkay Gündogan); así como el mal momento de varios campeones del mundo (Julian Draxler y Kevin Grosskreutz), fueron factores que permitieron abrir la puerta del equipo a nuevos futbolistas.

Jóvenes jugadores como el arquero Bernd Leno, los defensores Jonas Héctor y Antonio Rüdiger, los mediocampistas Sebastian Rudy y Emre Can, así como los ofensivos Kevin Volland, Karim Bellarabi y Max Kruse, han encontrado un espacio en la selección alemana, y la mayoría de ellos ha llegado para quedarse.

Los novatos, cuyo promedio de edad es de 22 años, contribuyen a rejuvenecer una selección en la que se está dando a pasos agigantados, y sin mayores traumatismos, un productivo relevo generacional. De aquel grupo que empezó el proceso con Joachim Löw hace poco menos de una década solo queda el actual capitán, Bastian Schweinsteiger.

La actual “vieja guardia” alemana está compuesta por juveniles veteranos como Thomas Müller, Jerome Boateng, Mesut Özil o Manuel Neuer, quienes llevan máximo cinco años en la selección. El resto son jugadores que no han disputado grandes torneos. Además, es notable ver como los líderes deportivos de Alemania no son los mismos del triunfo en Brasil 2014. Ahora Mario Götze, Marco Reus e Ilkay Gündogan son las referencias emergentes.

Con miras a la Eurocopa 2016 es poco lo que aún queda de aquella selección alemana que ganó el Mundial 2014.

Con miras a la Eurocopa 2016 es poco lo que aún queda de aquella selección alemana que ganó el Mundial 2014.

Otro fútbol

Además, con ellos, el seleccionador Jochim Löw practica un juego distinto al que exhibió en el Mundial. En Brasil la premisa principal fue presentar un fútbol ofensivo basado en la recuperación del balón y la rápida transición al campo contrario a partir de la seguridad en los pases. En las eliminatorias a la Eurocopa de Francia 2016 se prefirieron otras variantes, exigidas en parte por la forma en la que los rivales prefirieron cederle el balón a Alemania y dejarlo con toda la carga de los partidos.

La Alemania actual registra un balance promedio de posesión de balón de casi el 70 por ciento, mucho más que el exhibido en Brasil (57,2 por ciento). Esto conlleva a que el juego de los campeones del mundo sea menos vertical que en el pasado, lo que adicionalmente es un efecto de la falta de futbolistas que trabajen por las bandas.

Ante la carencia de este tipo de jugadores, sumada a la ausencia de un delantero centro puro, Alemania viene desarrollando un fútbol con sobrepeso de manejo de balón en el mediocampo, y sus mayores armas de sorpresa son la filtración del balón en la cabecera del área, o los lanzamientos profundos en diagonales largas, servidos con frecuencia desde la línea de los defensas centrales.

La estrategia, completamente diferente a la usada en el Mundial de Brasil, aún se encuentra en una fase de prueba, y por eso Alemania sufrió tanto para clasificar a la Eurocopa 2016. Las nuevas ideas deben estar ya afinadas para el próximo verano, pues en Francia el campeón del mundo también quiere consagrarse como campeón de Europa.

DW recomienda