1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Declaraciones de Merkel ocasionan preocupación en EE. UU.

El discurso de la canciller Angela Merkel sobre las relaciones transatlánticas ha causado polémica en Estados Unidos por el posible cambio de paradigma en las relaciones germano-americanas.

Ver el video 02:26

Merkel y el fin de una época

Las demoledoras críticas que la canciller Angela Merkel expresó el fin de semana sobre las relaciones entre Alemania y Estados Unidos generaron hoy (29.05.2017) reacciones de preocupación en medios políticos y académicos norteamericanos. Merkel, ayer durante un acto electoral en el sur de Alemania, hizo un llamamiento a los socios europeos para que tomen su destino en sus manos tras comprobar en los últimos días que "los tiempos en los que se podía confiar completamente en los otros han quedado atrás".

Reacciones en EE. UU.

El diario The New York Times citó al exembajador estadounidense ante la OTAN, Ivo Daalde,r afirmando que "este parece ser el fin de una era en la que Estados Unidos hacía de líder y Europa lo seguía". El analista Richard Haas, del laboratorio de ideas Council on Foreign Affairs, calificó las afirmaciones de Merkel como un punto de inflexión en las relaciones entre los dos países. "Desde la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos ha intentado evitar algo así", dijo Haas.

La columnista Anne Applebaum escribió en Twitter: "Desde 1945, primero la URSS y después Rusia han intentado sembrar la división entre Alemania y Estados Unidos. Gracias a Trump, Putin lo ha logrado".

"Tomar nuestro destino en nuestras manos"

Merkel hizo pública su desconfianza ante el Gobierno estadounidense ayer durante un acto electoral en el sur de Alemania, con eco mediático en todo el mundo, y hoy repitió prácticamente de forma literal su discurso ante el congreso del Consejo sobre Desarrollo Sostenible, foro creado en 2001 por el Gobierno alemán.

"Somos y seguiremos siendo estrechos aliados, claro que Alemania es un aliado estrecho de EE. UU. Somos y seguiremos siendo convencidos defensores de las relaciones transatlánticas. Pero sabemos también que nosotros, los europeos, debemos tomar nuestro destino en nuestras manos", recalcó la canciller.

"Europa ocupa un nuevo papel"

Por su parte, el ministro alemán de Asuntos Exteriores, el socialdemócrata Sigmar Gabriel, consideró que la cumbre del G7 no sólo fue "fallida", sino que fue de "señal del cambio en la correlación de fuerzas".

Gabriel subrayó la necesidad de "recuperar" a Estados Unidos como nación comprometida con la "idea de Occidente" y con un orden internacional que es más que la suma de intereses nacionales. "Ahora hay una nación líder que considera más importante imponer los intereses nacionales al orden mundial", lamentó el ministro, quien consideró que por ello "Europa ocupa un nuevo papel" en el mundo con el que debe comprometerse, además de necesitar nuevos socios.

Gabriel subrayó la importancia de una Europa fuerte y la necesidad de compensar "la pérdida de Estados Unidos como nación importante", al tiempo que agregó que la "idea de Occidente" continúa siendo "universal" y hay que velar por mantenerla en pie.

FEW (dpa, EFE)

 

DW recomienda

Audios y videos sobre el tema