1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

De alto nivel

El ex presidente del gobierno español, Felipe González, fue designado para dirigir el "Comité de Sabios" que tratará de definir cuáles son los temas de gran calado para el futuro de la Unión Europea.

default

Felipe González, ex presidente del gobierno español.

Ha pasado más de una década desde que Felipe González dejó de ser presidente del gobierno español y casi cuatro años desde que renunció a ser diputado una legislatura más. Pero lo cierto es que González, aunque parece haberlo intentado, no ha podido abandonar ni la política española ni la internacional.

Un largo camino

Su nombramiento hoy como jefe del "Comité de Sabios" que debe afrontar los retos de la Unión Europea (UE) confirma que el socialista, de 65 años, no ha dejado nunca de ser un líder político cuyas opiniones interesaba a muchos consultar.

Hoy parecen muy lejanos los tiempos en los que González, un revolucionario que admiraba al Che Guevara y utilizaba el alias de "Isidoro", fue elegido secretario general del Partido Socialista (PSOE) en el ya legendario congreso celebrado el 14 de octubre de 1974 en Suresnes (Francia), cuando el partido, proscrito durante la dictadura de Francisco Franco (1939-1975), operaba en la clandestinidad.

Pero aun así, pocos niegan al ex presidente de gobierno el mérito de haber sido un gran estadista que rompió con el pasado marxista del PSOE e impulsó la modernización de España tras el final del régimen, al acabar con arcáicas estructuras y convertir al país en miembro de la OTAN, en 1982, y de la Comunidad Europea, en 1986.

Discípulo de Willy Brandt

Esos dos años, González ganó las elecciones por mayoría absoluta. "Felipe, capullo, queremos un hijo tuyo", gritaban en aquel entonces las admiradoras del carismático político y brillante orador, considerado un discípulo del gran Willy Brandt.

Pero la popularidad de este abogado sevillano -cuyo padre tenía una vaquería, se casó en 1969 con la también política Carmen Romero y tuvo tres hijos- se mantuvo incluso después de los escándalos que sacudieron su mandato en los años 90 y que finalmente llevaron a la caída del gobierno en las urnas, como la "guerra sucia" contra el grupo armado vasco ETA.

Lejos quedan también los años en los que, una vez perdidas las elecciones generales por escaso margen frente a José María Aznar en 1996, González parecía querer desatar la polémica cada vez que hablaba en público, atacando al Partido Popular (PP) y al propio Aznar, al que una vez comparó con el entonces líder de Izquierda Unida (IU) Julio Anguita.

Willy Brandt

El ex canciller alemán willy Brandt, inspiración política para González.

América Latina, su prioridad

Su sorpresiva retirada como secretario general del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) en 1997, tras casi 23 años, marcó un antes y un después en esta formación, con la que gobernó el país entre 1982 y 1996.

Para el partido fue un auténtico shock que, sin embargo, lo obligó a emprender una necesaria renovación que culminó, tras muchos altibajos y una debacle en las elecciones del 2000, en la elección de Rodríguez Zapatero, un "felipista", como nuevo líder. No obstante, las malas lenguas han insinuado alguna vez que González no respetaba demasiado al que hoy es presidente del gobierno español.

González ha afirmado en ocasiones que no sólo es el ex presidente del gobierno, sino "el ex ex presidente". Pero el respeto que despierta su figura en el partido sigue siendo patente. De hecho, forma parte del Comité Federal del PSOE, que hoy saludó su nombramiento como "una gran noticia", y del Consejo de Política Internacional del partido, en el que sus prioridades están en América Latina.

Son frecuentes sus viajes a la región, donde imparte conferencias siempre muy concurridas. La confirmación de su nombramiento lo tomó hoy a punto de embarcar en un avión hacia Colombia.

En julio de este año fue nombrado por el Consejo de Ministros embajador plenipotenciario y extraordinario para la celebración del Bicentenario de la Independencia de América.

Labor reflexiva

Preside la Fundación Progreso Global -la globalización es uno de sus temas preferidos- y es presidente de Honor de la Fundación Tomás Meabe. Y uno y otra vez ha organizado en estos años diferentes foros de debate con personalidades e intelectuales de todo el mundo.

Su retirada de la primera línea política le permitió además desarrollar su faceta de escritor, que había quedado ya visible con "Un discurso ético", en 1982. En 1997 llegó "El Socialismo", al que siguieron "El futuro no es lo que era" (2001), del que el periodista y delegado del grupo PRISA Juan Luis Cebrián es coautor. En 2003 apareció "Memorias del futuro".

Y para despejar la mente, a su pasión por el cultivo de los bonsáis el ex presidente añadió el diseño de joyas y la escultura.

DW recomienda