1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

Davos: una aldea recibe al mundo

En Davos, Suiza, se encuentran los líderes globales de la economía y la política en el Foro Económico Mundial. ¿Por qué se lleva a cabo un encuentro de ese tipo en una ciudad tan pequeña como Davos?

Como todos los años, cuando se reúnan las personalidades más sobresalientes de la economía y la política en el marco del Foro Económico Mundial, del 21 al 24 de enero, Davos estará cubierto de nieve. Eso es seguro. También es seguro que para esa época, en esa ciudad, las plazas en los hoteles estarán agotadas y que tampoco habrá habitaciones libres en las cercanías. Además de 78 hoteles medianos, hay 9.300 habitaciones en casas de veraneo y 2.648 camas en albergues para la juventud y campamentos, pero todos estos a precios muy altos. Una habitación pequeña en las instalaciones de un antiguo hospital, reformado para brindar alojamiento, puede costar hasta 300 euros, y se alquila por un período no menor de siete días.

Klaus Schwab, el inventor del Foro Económico Mundial.

Klaus Schwab, el "inventor" del Foro Económico Mundial.

La Oficina de Turismo de Davos promociona la temporada invernal con atractivos como su altura. Davos está a 1.560 metros sobre el nivel del mar, rodeada de increíbles montañas. “La ciudad más alta de los Alpes”, y “ciudad turística con ambiente internacional y gran oferta hotelera”, se lee en los catálogos.

Sin embargo, Davos es demasiado pequeña como para albergar al Foro Económico Mundial, y tal vez precisamente allí resida su encanto. Y de Davos no se sale así, sin más. En esta época, el viaje al aeropuerto de Zúrich demora dos horas debido, además, a las calles heladas y resbaladizas. La alternativa, el ferrocarril, no es mucho mejor.

Desafío de logística y seguridad

La logística es uno de los grandes desafíos del Foro Económico Mundial en Davos, ya que, junto con los participantes oficiales, también viajan diversos representantes de los medios, personal de seguridad y empleados adicionales que trabajan en los hoteles y restaurantes. Todos ellos deben tener un lugar donde vivir, y se debe garantizar su seguridad, y, por supuesto, también la de los participantes de alto rango.

El responsable de la seguridad es la Policía del Cantón de Graubünden. Su portavoz, Thomas Hobi, no quiso decir a Deutsche Welle cuántas personas estarán a cargo del tema, pero su procedencia no es ningún secreto. “El equipo se compone de policías de todo el territorio suizo”, señala. “Todos los cuerpos de Policía, inclusive los del condado de Liechtenstein, envían sus hombres a Davos. Además, la Policía del cantón cuenta con cerca de 3.000 agentes del Ejército suizo”, añade. Los soldados vigilan todo el área. “El terreno está dividido en cuatro zonas de seguridad en las que solo entra quien está acreditado”, explica Hobi.

Pero también los participantes acreditados deben someterse a chequeos de seguridad. Antes de ingresar al centro del congreso se controla a los invitados como en un aeropuerto: todos pasan por un detector de metales y los objetos, por un control de rayos X. Eso le toca tanto a los empresarios como a los funcionarios de gobierno. Los habitantes de Davos muchas veces deben tolerar desvíos importantes, ya que el acceso al centro se bloquea al público.

Efectos de atentados en París

La seguridad se escribe con mayúscula en Davos.

La seguridad se escribe con mayúscula en Davos.

Los atentados terroristas de París no han modificado las medidas de seguridad en Davos, subraya el portavoz de la Policía del cantón. El nivel de seguridad siempre se aumenta durante el Foro Económico Mundial, y también se utilizan informaciones de los servicios secretos suizos.

“Desde hace años hay planes concretos para casos de urgencia, así como bloqueos al tráfico, para reaccionar con rapidez ante posibles atentados”, señala Hobi, y añade que el hecho de que Davos sea una ciudad pequeña ayuda a mantener el control. Los accesos a Davos y las salidas de la ciudad se pueden cerrar muy rápidamente.

A pesar de los atentados terroristas de los últimos días, los habitantes de Davos están tranquilos, esperando la llegada de miles de participantes al Foro Económico Mundial y se alegran por los beneficios que derivarán de este para la economía.

DW recomienda