1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Ciencia y Ecología

Datos protegidos y sostenibles

Una empresa de Berlín ofrece buzones electrónicos seguros y libres de publicidad. La protección de los datos personales es solo el primer paso de su modelo de negocios. También promueve la transparencia.

Con el manejo de datos se puede ganar dinero. Esto es conocido. Pero también sucede lo contrario: una firma de internet ha hecho de la protección de datos personales un modelo de negocio. Buzones electrónicos anónimos y libres de publicidad, por ejemplo, es lo que ofrece la pequeña empresa Posteo, con sede en Berlín. Pero su oferta no se limita a la protección de sus clientes. Posteo también impartió una lección en materia de seguridad en el manejo de datos personales, precisamente a instituciones encargadas de la impartición de justicia, como lo son la policía o la fiscalía.

Sabrina Löhr, de la empresa Posteo

Sabrina Löhr, de la empresa Posteo

Hace dos años, Sabrina Löhr, cofundadora de Posteo, se topó por primera vez con un instrumento legal contenido en la ley alemana de telecomunicaciones, que permite a instancias como la Oficina Federal de Protección a la Constitución o incluso a los servicios secretos, obtener datos como los números telefónicos o la fecha de nacimiento de los ciudadanos.

Transparencia en vez de silencio

Luego de que recibir los primeros encargos, “nos quedó claro de inmediato que deberíamos emitir un informe acerca de la transparencia” en cuanto al manejo de los datos confiados. Hasta ese momento, solo en Estados Unidos era emitido un documento de este tipo. Así, Posteo publicó en 2014 su primer informe de transparencia. “Queremos que nuestros clientes sepan cuán seguido solicitan datos las autoridades”, dice Löhr.

La firma dio un paso más allá. “En el informe de este año, nuestro foco se concentra en las anomalías que se producen”, agrega la ejecutiva. “Casi 90 por ciento de las solicitudes de datos por parte de autoridades son contrarias a derecho”, señala. En total, se recibieron 22 solicitudes, 17 de las cuales se referían a los datos básicos de los clientes. De ellas, solo dos cumplían con las formalidades jurídicas requeridas.

En su sitio de internet, Posteo publica extractos de dichas solicitudes, que en su mayoría llegan a través de correos electrónicos. Algunos de los comunicados de hecho no llegaban a las personas adecuadas, sino al área de servicios al cliente. “La crítica de Posteo a las autoridades encargadas de impartir justicia es totalmente sustentada”, dice Thilo Weichert, antiguo encargado de la protección de datos personales en el estado federado de Schleswig-Holstein. “Muchas veces vemos cómo la argumentación con la que se pretende justificar tales solicitudes está formulada de una manera desastrosa”, añade.

Por ejemplo, una de las solicitudes no fue enviada desde un buzón electrónico oficial, y el mensaje tampoco llegó encriptado. “A menudo no se respeta el marco legal para estos casos, con la consecuencia de que muchas disposiciones no son respetadas ni siquiera por instituciones como la policía y la fiscalía”.

David contra Goliat

Pero Posteo es solo un pez muy pequeño en las vastas aguas de los negocios con correos electrónicos. La empresa cuenta con tan solo 14 empleados que deben brindar más seguridad a cerca de 10.000 buzones electrónicos. La cantidad no es impresionante, si se la compara con el volumen que manejan competidores como GMX o Web.de, quienes con 30 millones de usuarios acaparan cerca de un tercio del mercado.

Thilo Weichert, especialista en protección de datos

Thilo Weichert, especialista en protección de datos

El modelo de negocios más usual es el que implica cuentas de correo electrónicos gratuitas, en las que aparece publicidad en la pantalla de los usuarios. “Especialmente alevosas son las empresas estadounidenses, que lucran con la publicidad personalizada”, indica Weichert. Así es como el gigante estadounidense Google se ha apoderado de cerca de ocho por ciento del mercado alemán, según un estudio del consorcio de marketing Publicare.

En general, los consumidores germanos prefieren navegar en sitios “hechos en Alemania”, según afirma el estudio. La iniciativa “E-mail made un Germany” pugna por una mayor protección de los datos, así como por encriptación de los mismos, y su almacenamiento en servidores ubicados en territorio alemán.

Buscando la sustentabilidad

Posteo se contrapone a este modelo, y cobra un euro al mes por sus servicios. La sustentabilidad es otro de sus acentos principales. La energía eléctrica que utiliza la empresa proviene cien por ciento de fuentes renovables. Esta oferta ha llamado la atención y, luego de cinco años, la firma registra ganancias.

“En este sentido, Posteo es una empresa líder”, dice Weichert. Se pretende demostrar que se puede construir un modelo exitoso de negocio a partir de la protección de datos personales, “y también que una comunicación basada en la confianza tiene su propio valor.”