1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Datos de millones de clientes en Alemania vendidos ilegalmente

El comercio de datos de clientes está tomando dimensiones escandalosas en Alemania. El gremio federal de Asociaciones de Consumidores advierte que los datos en manos de empresas privadas son cada vez más inseguros.

default

Caza de datos secretos de tarjetas de créditos.

A una asociación de consumidores le ofrecieron incluso la venta de 6 millones de informaciones, 4 millones de éstos eran números de cuentas bancarias con los nombres de sus respectivos propietarios.

Dicha asociación del consumidor quiso comprobar la veracidad del negocio ilegal y pudo acceder, en efecto, y a través de Internet, a unos 6 millones de datos habiendo pagado 850 euros. Las informaciones vendidas contenían desde los números de cuentas bancarias hasta los números telefónicos privados de clientes.

A la sección de Schleswig-Holstein de la Asociación alemana de Consumidores, le habían sido vendidos en días pasados otro millón de datos. A estos se agregan 17.000 datos robados a la empresa de loterías "Süddeutschen Klassenlotterie", del sur del país.

El anzuelo de las rifas y las encuestas

Los datos ofrecidos en el mercado ilegal parecen también provenir de contratos para la consecución de celulares, rifas u otros concursos públicos, dice Gerd Billen, director del gremio federal de Asociaciones de Consumidores

Billen estima que lo conocido hasta ahora es sólo “la punta del iceberg” y pidió al gobierno alemán actuar ante la evidente violación masiva del derecho a la privacidad de los consumidores en Alemania. La Federación de Agentes de Criminalística (BDK) se unió a la solicitud del delegado federal para la Protección de la Información, Peter Schaar, en la que incita al Gobierno a adelantar una reforma del uso de datos y la propaganda a través del teléfono.

¿Quiénes son los responsables?

“Se ha visto que en Alemania no es muy difícil acceder a datos ilegales”, dijo Peter Schaar, quien junto con su homólogo berlinés, Alexander Di, y tras haber recibido los datos comprados ilegalmente, presentó una denuncia ante la fiscalía general.

El sector de los Call Centers ha rechazado la sospecha de que puedan ser ellos los negociantes de datos. El Gobierno federal, por su parte, se ha declaro reacio a incluir explícitamente la protección de los datos en la Constitución. Según una vocera de la coalición, esa protección ya está contemplada en la Carta, aunque no en términos específicos.

¿Son los clientes los culpables?

El problema, según el Club de Computación Chaos (CCC), es mucho mayor de lo estimado por las autoridades. “La mayoría de los 60 millones de direcciones existentes en Alemania estarían circulando en el mercado ilegal de la calle”, dice su vocero Frank Rosengart, en Hamburgo.

“La mejor protección contra el robo de informaciones personales, es no revelarlas voluntariamente”, advierte Rosengart. El CCC recomienda no entregar ninguna información personal ni al teléfono ni en Internet. Y si los clientes mismos no controlan absolutamente todos los movimientos bancarios de sus cuentas, ellos son los primeros culpables, apunta Rosengart.

Sólo quien controla regularmente sus extractos bancarios puede reclamar a tiempo ante su banco y exigir la restitución del dinero sacado de su cuenta sin autorización.