1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Cumbre UE-Brasil: prioridad a empresarios, no a especuladores

El Cambio climático, la crisis financiera, energética y alimentaria, la reanudación de la Ronda Doha de la OMC y los biocombustibles son los temas centrales de la cumbre UE-Brasil en Río de Janeiro.

default

El presidente de Brasil y su homólogo de Francia en la Cumbre UE-Brasil en Rio.

El presidente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva se reunió con su homólogo francés, el presidente Nicolás Sarkozy y el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, para lanzar el plan de asociación estratégica entre la Unión Europea (UE) y el país sudamericano. En la cumbre participan los ministros de Asuntos Extranjeros de Francia, Bernard Kouchner, y de Defensa, Hervé Morin.

Según la Cancillería brasileña, el Plan de Acción de la Asociación Estratégica, que será lanzado en Río de Janeiro este martes, al final de la II Cumbre Brasil-UE, sentará las bases de la cooperación bilateral en áreas como la economía, el medio ambiente, la ciencia y tecnología y la política, entre otras.

Cooperación entre la UE y Brasil

"La fluidez de las relaciones y la coordinación política a alto nivel entre Brasil y la Unión Europea cobran relevancia aún mayor en el actual contexto de crisis financiera y de aumento global de la demanda energética y alimentaria", afirma un comunicado divulgado por el gobierno brasileño.

En su última cita antes del término del mandato como presidente pro tempore del Consejo Europeo, Sarkozy viajó a Río dispuesto a definir "objetivos concretos, ambiciosos y realistas" para la cooperación entre la UE y Brasil. "Firmaremos un plan de acción conjunto que otorgará destaque a un cierto número de prioridades: la profundización de nuestro diálogo político, el desarrollo de nuestra cooperación frente a los grandes desafíos mundiales como medio ambiente, energía y seguridad alimentaria, y la implementación de proyectos concretos en materia de innovación tecnológica, educación o con terceros países", expresó el presidente galo.

¡Sin Brasil no va!

Tanto Sarkozy como Durao Barroso destacaron la importancia de Brasil en las negociaciones para superar la crisis financiera global: "¿Quién puede imaginar hoy poder resolver los problemas del mundo sin países como China, la India y, está claro, Brasil?", se preguntó el presidente del Consejo de la UE.

"Brasil tiene una participación cada vez mayor en la economía mundial y puede ayudar en la cooperación Norte-Sur", expresó asimismo el ex primer ministro luso.

Lula, Durao Barroso y Sarkozy participan además en un seminario empresarial sobre "Asociación Brasil-Unión Europea: desafíos y oportunidades para los próximos años". A dicho evento asisten también el presidente del Banco Central de Brasil, Henrique Meirelles, y empresarios brasileños y europeos.

Comercio y seguridad

Según la Cancillería brasileña, entre enero y noviembre de 2008 el intercambio comercial con la UE totalizó 77.000 millones de dólares, lo que corresponde al 22,2% del comercio total del país y a un aumento del 26% frente a igual período de 2007.

Por otra parte, el Banco Central de Brasil informó que en 2007 las inversiones de los 27 países de la UE totalizaron 18.400 millones de dólares, lo que correspondió al 54,6% del total de inversiones recibidas en ese año por el país sudamericano.

Los mandatarios abordarán igualmente la reforma del Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas (ONU), donde Brasil lucha desde hace años por acceder a un asiento en representación de los países emergentes.

Empresa y desarrollo al centro de la economía

En relación con la crisis financiera global, el mandatario francés, sostuvo en declaraciones a un diario brasileño que el salvataje de los bancos fue una medida necesaria que dio como resultado, nada despreciable a su entender, evitar que el sistema financiero mundial "se desmoronase". "Pasamos a dos dedos de la catástrofe" sentenció.

Asimismo, volvió a defender la "refundación del capitalismo", expresión que utilizó cuando estalló la crisis en Estados Unidos, y abogó por la vuelta "a los verdaderos valores de la economía de mercado", aquellos "que ponen al emprendedor y al desarrollo en el centro de la economía", y por la "reconstrucción" de un capitalismo "basado en la transparencia y no en la opacidad".

Sarkozy aseguró estar "convencido" de que la crisis financiera "no es una crisis del capitalismo", sino que es la crisis "de un sistema que fue progresivamente dando primacía al especulador sobre el empresario", que llevó "a los agentes económicos a asumir cada vez más riesgos, y riesgos cada vez más inconsecuentes", y que dejó a los bancos "especular en los mercados en lugar de desempeñar su papel, que es financiar la inversión y el desarrollo".

¿Metas de educción de emisión de gases en Brasil?

Respecto al cambio climático, el consejero diplomático del Palacio del Elíseo, Jean-David Lévite, anunció que Sarkozy le pedirá al gobierno de Lula da Silva que Brasil establezca metas de reducción de emisión de gases de efecto invernadero.

El bloque europeo aboga porque durante la cumbre de Río también los países emergentes se comprometan a adoptar objetivos numéricos en relación con la emisión de gases contaminantes, como forma de allanar el camino de cara al nuevo acuerdo climático internacional, que se prevé aprobar en diciembre de 2009 en Copenhague.

Para sellar con broche de oro, en Río de Janeiro se lanzará el Año de Francia en Brasil.

DW recomienda