Cumbre de los BRICS: ″otro Banco de Desarrollo no tiene sentido″ | El Mundo | DW | 26.03.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Cumbre de los BRICS: "otro Banco de Desarrollo no tiene sentido"

¿Cuáles son las perspectivas para el peso político y económico de los BRICS en un mundo multipolar?

Brasil, Rusia, India, China, Rusia y Sudáfrica –los BRICS- hasta hace poco eran cuatro países en desarrollo y una potencia mundial de capa caída. Pero estos cinco países han experimentado un impresionante crecimiento económico. Juntos generan el 20 por ciento del rendimiento económico mundial y en un tiempo previsible podrían estar doblando ese porcentaje. Durante su encuentro en Durban, los jefes de Estado y de Gobierno de los cinco países quieren dejar de manifiesto que exigen más peso en la economía global y la política internacional. Al respecto, la emisora alemana Deutschlandfunk conversó con Robert Kappel, quien fuera por muchos años presidente del Instituto para Estudios Globales y Regionales de Hamburgo.

DLF: El crecimiento económico de los BRICS es impresionante. Su promedio es del 5%, es decir, mayor que el Europa, los Estados Unidos y Japón. ¿Este proceso va de la mano con un aumento en el peso político?

Kappel: Sí. En todo caso, en los últimos años hemos visto que los BRICS intentan traducir su crecimiento económico en un mayor peso global. Desde su primera cumbre en 2009 han incrementado sus posiciones comunes y sus debates en torno a una posible dirección conjunta. Y por supuesto que su rendimiento económico es tan grande –por lo menos el de China e India- que demandan más voz y voto en las decisiones globales: en el Fondo Monetario Internacional, en el Banco Mundial, en la arquitectura financiera global, en cuestiones de seguridad.

Moscú formula esta demanda muy claramente. En un documento estratégico del Kremlin se afirma que los polos de poder mundiales se están orientando hacia los BRICS; éstos podrían ser el núcleo de un nuevo orden mundial. ¿Es prematuro hablar de esto o esta visión tiene fundamento?

Südafrika Luftaufnahme Stadtstrand Durban

Durban

En todo caso es una demanda retórica. Creo que la substancia aún no es tan fuerte. Hay que tener en cuenta que los BRICS no forman una comunidad, no son una institución; son Estados individuales que actúan de manera diferente, sobre todo China. Luego India, Rusia y Brasil; Sudáfrica es un poder relativamente mediano. La demanda existe, pero la posibilidad de mayor influencia es limitada, pues –aunque los polos se están moviendo- los BRICS no son una entidad y su poder es restringido. Además Estados Unidos, Europa y Japón siguen teniendo mayor influencia. Configurarse como contrapeso es la decisión de los BRICS y en su quinta cumbre quieren ir en esa dirección. No obstante, lo que el presidente Putin hace entrever es más retórica que contenido real. Las bases financieras de estos países no permiten avanzar en esa dirección.

Un nuevo orden mundial es un poco mucho decir. Detectamos una tendencia hacia un mundo multipolar: Europa, Estados Unidos, los BRICS, Indonesia, México y algunos otros. Más que un nuevo orden a través de los BRICS, veo un reforzamiento del G-20 –es decir de las economías más grandes del mundo, de las cuales ellos forman parte.

Las posibilidades de los BRIC son limitadas, ha dicho usted. ¿En qué medida se debe ello a que tenemos que ver con cinco países muy diferentes, con sistemas sociales y políticos tan diferentes, unidos más bien por una casualidad estadística? ¿Esta impresión es errónea?

BRIC BRICS Gipfel Südafrika Jacob Zuma Xi Jinping

Jacob Zuma, presidente de Sudáfrica, recibe a Xi Jinping, presidente chino, marzo 2013

No, no es errónea. Son muy diferentes y en muchas cuestiones tienen opiniones divergentes. Por ejemplo, Rusia y China y la configuración política internacional: China se integra más en el G20, Por otro lado, son sistemas distintos: India, Brasil y Sudáfrica son democracias; China y Rusia tienen regímenes autoritarios. Todos tienen escalas de valores diferentes. Se juntan, más bien, para oponerse a Occidente, para –como grupo- tener más peso en organizaciones internacionales. Se encuentran, por ejemplo, para acordar una posición común para llevar a la cumbre del G-20. Pero si vemos los casos de Siria, Mali y otras regiones conflictivas, detectamos que los BRICS tienen opiniones muy diferentes en cuanto a intervenir o no intervenir. Brasil y Sudáfrica opinan que hay que estar dispuestos a hacerlo en algún punto, para evitar males peores. China y Rusia dicen que no.

En Durban se trata también de crear un propio banco de desarrollo en contraposición al Banco Mundial y al Fondo Monetario Internacional. ¿Cuánto poder podría tener un banco semejante, teniendo en cuenta la diversidad de la que hablábamos?

Personalmente creo que el banco de desarrollo es un deseo, pero que sea conveniente o se haga realidad está aún en veremos. Se puede hacer declaraciones en cuanto a que pondrán a disposición de ese fondo diez mil millones de dólares, pero éstos primero tienen que ser financiados. China puede hacerlo, Rusia también; pero los otros no. Eso significa que estamos frente a un largo proceso, en caso de que el banco vaya a existir. La cuestión es si tiene sentido; yo creo que no. Tenemos un FMI y un Banco Mundial, pero también tenemos bancos regionales en todos los continentes y los BRICS son miembros de ellos. ¿Para qué tener un nuevo banco que no va a tener ni su atractivo ni su poder de decisión?

Autor: Jasper Barenberg (mb)
Editora: Emilia Rojas

DW recomienda