1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Cuba responsabiliza a EE. UU. de “deterioro” en relaciones

La expulsión de 15 funcionarios cubanos de la embajada en Washington generó profundo malestar en La Habana, que acusa una acción “motivada políticamente”.

La expulsión de 15 diplomáticos cubanos de Washington ha provocado tensiones entre el Gobierno de la isla y Estados Unidos. El ministro de Exteriores cubano, Bruno Rodríguez, dijo este martes (03.10.2017) que "con estas acciones políticamente motivadas e irreflexivas”, el Gobierno de EE. UU. "es el responsable del deterioro presente y probablemente futuro de las relaciones bilaterales".

Rodríguez se refiere a la decisión de Washington de pedir a La Habana que retire a dos tercios de sus funcionarios diplomáticos. Este mismo martes, el Departamento de Estado dio al embajador de Cuba en la capital estadounidense una lista con 15 nombres y señaló que los funcionarios tienen una semana para salir del país. Si no lo hacen, serán expulsados.

Tras la política de acercamiento adoptada por el Gobierno de Barack Obama, la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca cambió totalmente el panorama. De eso dejó constancia Rodríguez, al señalar que el clima entre los dos países ya estaba "enrarecido" tras los duros discursos hacia Cuba pronunciados por Trump en los últimos meses. Para Rodríguez, el ambiente quedará "más enrarecido aún con estas decisiones políticas precipitadas”.

Medida de equilibrio

Mientras Cuba estima que la decisión "es un acto de naturaleza absolutamente política que solo beneficia a quienes quisieran descarrilar la posibilidad de que las relaciones continúen avanzando”, Estados Unidos argumenta de vuelta que se trata de una acción que busca equilibrar el tamaño de los equipos diplomáticos, luego de que Washington retirara a 21 de sus trabajadores de la embajada en Cuba.

Esto, como medida de seguridad al considerar que Cuba no ha sido capaz de protegerlos mientras estaban destinados en La Habana, tras denunciar unos presuntos "ataques acústicos” que habrían causado náuseas, pérdida de audición y otros problemas a los representantes estadounidenses en la capital cubana. Ni expertos de la isla ni el FBI han logrado determinar el origen de esos presuntos ataques ni tampoco quién los perpetró.

DZC (dpa, EFE)

DW recomienda