1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Critican a Shinzo Abe por no pedir perdón

Aunque el emperador Akihito dijo sentir pesar por las crímenes cometidos por Japón durante la Segunda Guerra Mundial –cuyo fin está siendo conmemorado–, el primer ministro, Shinzo Abe, es criticado por no pedir perdón.

Japón conmemora esta sábado (15.8.2015) el septuagésimo aniversario del fin de la Segunda Guerra Mundial y, como en años anteriores, los gestos y pronunciamientos de sus líderes son escrutados cuidadosamente desde los países que sufrieron bajo el yugo nipón. A la élite de la isla se le echa en cara el hecho de no enfrentar debidamente la magnitud de las atrocidades cometidas por sus predecesores a mediados del siglo XX.

Aunque el emperador Akihito mostró remordimiento por las crímenes de guerra de su país, muchos lamentaron la ausencia de una disculpa consistente por parte del Gobierno. Este 15 de agosto, el primer ministro, Shinzo Abe, subrayó la importancia de “no repetir la historia para que las generaciones venideras puedan mirar al futuro”; pero fue el discurso que articuló un día antes el que acaparó la atención y las críticas.

En su alocución del viernes (14.8.2015), percibida como la postura oficial de su Gobierno de cara a este aniversario redondo, Abe reiteró las declaraciones de administraciones anteriores, que en su momento pidieron perdón por las acciones del Japón imperial, pero evitó pedir disculpas en primera persona, con sus propias palabras. Ahora, Abe vuelve a ser objeto de recriminaciones por sus conocidas tendencias revisionistas.

Dado el historial político de Abe, cuya familia pertenecía a la cúpula del Gobierno militarista, China y Corea del Sur –dos de los países que padecieron en mayor medida la brutal colonización japonesa– llevaban tiempo instando a Tokio a que, con motivo del aniversario, pidiera perdón sin ambages. En vano: el discurso de Abe no satisfizo en lo más mínimo ni las expectativas de Pekín y ni las de Seúl.

Y a una elección desafortunada de palabras se suman los gestos controvertidos: China manifestó su “profunda insatisfacción” por la visita de tres ministras japonesas al polémico santuario tokiota de Yasukuni, ligado al pasado militarista del país. “El templo de Yasukuni es un símbolo de la invasión lanzada por los japoneses durante la guerra”, dijo hoy en un comunicado Hua Chunying, portavoz del Ministerio de Exteriores chino.

ERC ( EFE / dpa )