1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Cristina Fernández en el Parlamento Europeo: “¿Nos quieren calladitas?”

En la Eurocámara, Cristina Fernández tuvo un encuentro en Bruselas con sus compañeros de lucha. Los temas fueron la derechización del electorado latinoamericano, los medios, la mujer, los avances y retrocesos sociales.

"No al 2x1 de genocidas” y "Cristina = Educación” se leía en las pancartas que sostenía el público que asistió a la conferencia que Cristina Fernández de Kirchner dio en el Parlamento Europeo.  Así como también otra pancarta, una sola, con "Korruptos welcome”.

En Bruselas, invitada a esta charla por el Grupo Confederal de la Izquierda Europea, la ex presidente argentina –procesada actualmente por asociación ilícita, corrupción y lavado de dinero- dibujó el momento político de América Latina. El enfoque: la tendencia hacia la derecha que ha definido resultados electorales decisivos, como Argentina y Venezuela, o ha generado sismos como el brasileño.

"¿La gente quiere comer menos? ¿La gente quiere vivir en la calle? ¿La gente no quiere tener trabajo? ¿La gente quiere que se le pague poco? ¿No quieren tener educación, ni salud ni ciencia? Mientras el mundo no quiera estas cosas, la derecha no puede estar triunfando en el mundo. ¿Entonces qué está pasando?”, planteaba la exmandataria.

En su haber están los datos de reducción de pobreza, de aumento de nivel educativo, de bienestar social y de políticas favorables a la mujer. También la revisión judicial de la cruenta historia argentina, algo que el nuevo gobierno en la Casa Rosada vuelve a enmendar.

En la capital belga, en un entorno político que se define como izquierda europea, la exmandataria propuso: "es más fácil agrupar a los que están siendo agredidos como "pueblo” y no como derecha o izquierda”. 

"Ascenso mentiroso”

La ascensión del nuevo gobierno argentino, después de más de doce años de kirchnerismo, se explica, en su opinión, por las falsas promesas electorales del gobierno de Mauricio Macri.

"Sólo iban a cambiar las cosas que estaban mal”, denunció. Entretanto, según cifras barajadas en la conferencia, hay un millón y medio de desempleados más y la pobreza energética –los que no pueden pagar ni luz, ni gas, ni agua- se ha disparado y "el 50% de la población no llega a fin de mes”.  

Apoyo a la exmandataria en Bruselas

Apoyo a la exmandataria en Bruselas

¿Mordaza a las mujeres?

No obstante, según la expresidenta argentina, ésta situación no llega a los medios porque éstos están al servicio de las grandes corporaciones. Éstos, prosigue Kirchner, crean paraísos o infiernos mediáticos.  En los primeros todo está bien; en los otros, lo contrario. Ella misma, según su percepción, como líder sufre difamación concertada. La caricatura poniéndole mordaza fue el ejemplo: "¿Nos quieren calladitas? No nos callaremos”.

"Mientras seamos cosas y no personas para los medios de comunicación, mientras continúen viéndonos de cierta manera y no como personas, estamos en peligro. Y eso es muy difícil de combatir cuando tienes gobiernos misóginos”, comentó a DW al respecto, la eurodiputada española Estefanía Torres, del partido español Podemos, que forma parte de la bancada de la izquierda europea. 

"Las mujeres siempre corremos el riesgo de perder nuestros derechos, mientras los medios de comunicación y el mercado en general continúe cosificándonos”, añadió.

"La estigmatización es más brutal para las mujeres"

"Si encabezar un proyecto popular afectando a los intereses de la riqueza concentrada es difícil para un hombre, para una mujer lo es el triple. La estigmatización es más brutal, no se dirige a lo político, sino a la forma de hablar, a la forma de vestirse”, declaró Kirchner, puntualizando que mientras la violencia simbólica sea aceptada socialmente, sirve para nutrir hechos como el que en Argentina haya una muerta cada 30 horas.

"Cristina ha hecho una exposición brillante de la situación actual”, concluye Estefanía Torres, quien desearía para su país la revisión de los hechos de la dictadura, como lo hizo Argentina. Y quien, ante la violencia de género y el acoso se hace eco del mensaje de la ex mandataria y concluye: "No debemos dejar de combatir la violencia simbólica ni la física. No debemos callarnos. Les gustaría que callásemos pero no lo vamos a hacer”. 

DW recomienda