1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Críticas a planes de deportación a Afganistán

Alemania planea deportar a solicitantes de asilo afganos a pesar de la precaria situación de seguridad en su país. Todavía se discute cuántos afganos serán deportados, y algunos hablan de más de 12.500.

Protesta contra la deportación de afganos en Hamburgo.

Protesta contra la deportación de afganos en Hamburgo.

Exactamente 12.539 afganos serán deportados a su país por decisión del Ministerio del Interior alemán, según la respuesta por escrito del Gobierno alemán a una solicitud de información del partido "La Izquierda”, citada por varios periódicos. De acuerdo con esas informaciones, un cinco por ciento de los cerca de 250.000 afganos que viven en Alemania deben contar con que serán deportados. El motivo citado por el Gobierno es que, al menos en las grandes ciudades afganas, se garantiza la seguridad de los ciudadanos que regresen. "No se puede decir que la situación de seguridad haya empeorado en todo el país”, cita el diario Osnabrücker Zeitung al ministerio.

Solo 27 solicitantes de asilo fueron deportados

Hasta el momento, el número de deportaciones llevadas a cabo no se corresponde con esos datos. El Osnabrücker Zeitung habla de 27 deportados afganos en 2015. Veintisiete deportaciones demás, subrayan los activistas de derechos humanos. La situación de seguridad en Hindukush ha empeorado notablemente en las últimas semanas. El reciente ataque de los talibanes a la ciudad de Kunduz, o el atentado al consulado alemán en Mazar i-Sharif son prueba de ello.

Solo durante el atentado al consulado alemán murieron seis personas y más de 120 resultaron heridas. El "Índice Global de Terrorismo”, un informe del Instituto de Economía y Paz de Londres, señala que la situación en Afganistán  es "extremadamente preocupante”. El número de víctimas mortales aumentó marcadamente en comparación con años anteriores. La diputada Ulla Jelpke, de Los Verdes, pidió al Gobierno alemán no enviar de regreso a ninguna persona más a ese país, "en guerra civil y a punto de colapsar”.

Las organizaciones humanitarias exigen que se suspendan de inmediato las deportaciones. "Afganistán no es un país seguro. Las deportaciones ponen en peligro vidas humanas”, dijo recientemente el director de Pro Asyl, Günter Burkhardt. En 31 de 34 provincias se libran batallas, lo que les costó la vida en 2016 a más de 1.600 personas, añadió. Además, dijo que en los últimos años el Gobierno alemán dictó una moratoria para las deportaciones a ese país, sin que se emitiera una resolución definitiva al respecto. "Es irresponsable pensar que se puede dejar a los deportados en el aeropuerto de Kabul y liberarse de toda responsabilidad sobre lo que suceda con ellos., subrayó.

La situación de seguridad en Afganistán es precaria.

La situación de seguridad en Afganistán es precaria.

Más de 200.000 refugiados de Afganistán en 2015

Sin embargo, el Gobierno alemán llevó a cabo en el pasado varios intentos de incrementar el número de deportaciones hacia Afganistán. Pero a menudo se topó con un problema: muchos solicitantes de asilo ya no poseen un pasaporte válido, y sin ese documento las autoridades afganas les niegan hasta ahora la entrada al país.

Expertos estiman que alrededor de 200.000 personas abandonaron Afganistán en 2015 en dirección a Europa, y que cerca de la mitad podría obtener asilo. Pero eso también significa que decenas de miles de afganos deberán retornar a su país. Un acuerdo reciente entre la Unión Europea y Afganistán sentaría las bases necesarias para que una cantidad mayor de refugiados vuelva al país de forma voluntaria. Según medios británicos que citan documentos de la Comisión Europea, se pondrían en marcha aproximadamente 80.000 deportaciones.

Con el nuevo acuerdo entre la UE y Afganistán, el Gobierno afgano se compromete a emitir los pasaportes faltantes en un lapso de cuatro semanas. También se pueden utilizar documentos provisorios de los Estados miembros de la UE. Para facilitar el nuevo comienzo de las personas deportadas en Afganistán, el acuerdo también incluye programas de reintegración en colaboración con la Organización Internacional de Migraciones (OIM). No se han dado a conocer cifras sobre cuánto dinero aporta la UE para este programa y para la creación de puestos de trabajo en Afganistán, pero sí se sabe que la UE apoya actualmente a ese país con 1.200 millones de euros por año hasta 2020.

Mientras tanto, continúan las negociaciones entre las autoridades alemanas y afganas. La situación en Afganistán es tan inestable que, según expertos, reina el escepticismo acerca de que Alemania aumente el número de deportaciones. Y aún está por verse cuántas de las deportaciones ya planeadas se llevarán realmente a cabo. De todos modos, ya está claro que no serán 12.539.

Autor: Richard Fuchs (CP/ ERS)

DW recomienda