1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

Corea del Norte y Malasia retienen mutuamente a ciudadanos

Corea del Norte prohibió abandonar el país a todos los malasios hasta que el caso del asesinato del hermano del líder norcoreano en Kuala Lumpur tenga "una resolución adecuada". Malasia respondió en igual tono.

La Cancillería norcoreana notificó a la embajada de Malasia en Pyongyang que no permitirá salir a ningún malasio hasta que la seguridad de sus ciudadanos y personal diplomático en el país del sureste asiático "no esté totalmente garantizada mediante la resolución adecuada del caso", según una nota de la agencia de noticias KCNA.

El Gobierno de Malasia (que tenía un acuerdo recíproco de exención de visados con Corea del Norte) confirmó que once de sus ciudadanos se encuentran actualmente en el hermético estado, de los cuales tres son personal diplomático y el resto familiares.

El primer ministro de Malasia, Najib Razak, acusó por su parte al país comunista de tomar rehenes y exigió la inmediata liberación de todos los ciudadanos malasios retenidos en Corea del Norte: "Condenamos de la forma más contundente la decisión de Corea del Norte de impedir a ciudadanos malasios abandonar" territorio norcoreano, dijo Najib al calificar la medida de "aberrante".

Pero poco después, Razak dio un paso más: ordenó a la Policía impedir la salida de los norcoreanos "hasta tener una garantía de seguridad para todos los malasios en Corea del Norte". Las fuerzas de seguridad rodearon la legación norcoreana en Kuala Lumpur.

Hasta ahora Malasia era uno de los pocos países del mundo con relaciones relativamente amistosas con Corea del Norte, pero en los últimos días los dos se han hecho duras acusaciones.

Ambos gobiernos declararon "persona non grata" al embajador de la otra nación. La expulsión del embajador es una de las medidas más duras en las relaciones diplomáticas entre dos países. En las instalaciones de la embajada norcoreana en Kuala Lumpur se encuentra uno de los siete norcoreanos a los que Malasia considera sospechosos del asesinato.

Asesinato en el aeropuerto

Kim Jong-nam murió el 13 de febrero tras ser asaltado en el aeropuerto de Kuala Lumpur por dos mujeres que le frotaron la cara con el agente nervioso VX, según las autoridades malasias. Las dos mujeres de Vietnam e Indonesia que perpetraron el ataque han sido acusadas de asesinato y están bajo arresto. El cadáver de Kim Jon-nam aún se encuentra en Malasia a falta de pruebas de ADN que certifiquen su identidad.

Pyongyang, por su parte, sostiene que la muerte fue causada por un ataque cardíaco y acusó a las autoridades malasias de conspirar junto a Estados Unidos y Corea del Sur, dos países con los que se mantiene técnicamente en guerra desde 1950.

RML/DG (dpa, efe, Reuters)

DW recomienda