1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Copiloto iba al mando del AirAsia estrellado en el mar de Java

Informe del Comité Nacional de Seguridad en el Transporte de Indonesia revela antecedentes entregados por las cajas negras.

Aunque las razones específicas del accidente ocurrido el pasado 28 de diciembre en el mar de Java, frente a Indonesia, siguen siendo un misterio, este jueves (29.01.2015) el Comité Nacional de Seguridad en el Transporte de Indonesia reveló algunos antecedentes obtenidos desde la caja negra que graba las conversaciones de la cabina, de las que se desprende que era el copiloto quien estaba al mando del vuelo QZ8501 de AirAsia.

La aeronave, que transportaba a 162 personas, desapareció del radar en medio del mal tiempo que azotaba a la zona, cuando llevaba menos de dos horas de vuelo entre Surabaya y Singapur. De acuerdo con Mardjono Siswosuwarno, investigador jefe del Comité, los datos entregados por la grabadora han proporcionado una “imagen bastante clara” de lo que sucedió a bordo, aunque entregó pocos detalles.

“El segundo al mando, popularmente conocido como el copiloto, que por lo general se sienta a la derecha de la cabina. En ese momento, él volaba el avión”, dijo Siswosuwarno, refiriéndose al primer oficial Remi Plesel. “El capitán, sentado a la izquierda, era el piloto supervisando”, agregó. El experto añadió que el avión estaba en buenas condiciones y operaba con el peso y equilibrio dentro de los límites establecidos. “Los pilotos hablaban normalmente, lo que indica que estaban en buen estado de salud”, especificó.

Extraño vuelo

AirAsia había explicado previamente que el capitán de la aeronave tenía una experiencia de 20.537 horas de vuelo, 6.100 de ellas con la aerolínea, mientras que el copiloto de nacionalidad francesa sólo contaba con 2.275 horas de vuelo. Los investigadores dijeron que las grabadoras de datos de vuelo y de voz de la cabina mostraron que el avión había estado volando a una altitud estable antes del accidente. Pero en un momento dado solicitaron permiso para subir hasta los 34.000 pies debido al mal tiempo.

En ese sentido, el funcionario confirmó las declaraciones previas hechas por el ministro de Transporte, Ignasius Jonan, acerca de que el avión subió de manera muy abrupta de 32.000 a 37.000 pies en apenas 30 segundos, lo que provocó tal choque aerodinámico que el avión se paró y volvió a caer a los 32.000 pies antes de estrellarse. La caída duró tres minutos. La caja negra de la cabina del avión dejó de funcionar a las 06:20 horas.

DZC (dpa, EFE, Reuters)