1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Congreso de policías en Berlín: desafíos y problemas

¿Cómo debe reaccionar Europa al terrorismo y al tema de los refugiados? Sobre eso se discute en el Congreso Europeo de Policía. En su primera jornada, el ministro alemán del Interior exigió un mejor trabajo conjunto.

Bajo el lema "¿Europa sin fronteras? Libertad, movilidad, seguridad” comenzó este martes (21 de febrero) en Berlín el Congreso Europeo de Policía, la mayor conferencia internacional sobre seguridad interior. Más de 1.800 policías, políticos y científicos asistirán al encuentro de dos días que se realiza en el Centro de Congresos de la capital alemana, en Alexanderplazt. Una enorme multitud se reunió el día de la inauguración, presidida por el ministro del Interior germano, Thomas de Maizière (en la foto principal).

El político comenzó su discurso con una mirada al primer congreso, realizado en 1994, en tiempos en que internet estaba aún en su tierna infancia. En Europa no existía el euro ni tampoco el acuerdo Schengen, recordó. El silencio se apoderó de la sala cuando De Maizière evocó que, en ese tiempo, "la silueta de Nueva York estaba aún marcada por las torres gemelas".

De Maizière: Más Europa, más seguridad

La lucha contra el terrorismo islámico marca la agenda del congreso, y también la pregunta de cómo lo hará Europa ante la oleada de refugiados que presiona sus fronteras. De Maizière se mostró optimista. A su juicio, Europa no necesita debatir nuevas estrategias, sino aplicar las leyes y acuerdos que han sido alcanzados, especialmente en los últimos dos años.

De Maizière destacó la importancia de ir en contra de las voces nacionalistas. Para ello se necesita un Estado fuerte que proteja la libertad de sus ciudadanos. El terrorismo, a diferencia de la crisis del euro, ha reforzado la unión en el continente, según el ministro alemán. "Hemos aprendido que el Estado nacional solo no significa más seguridad, sino menos seguridad". Quizás si existiera una mayor conciencia de ello habría, en consonancia, mayor respaldo al gran proyecto europeo, destacó De Maizière en su discurso.

Revisar los celulares

El gobierno alemán ha hecho mucho, dijo el ministro. Se refería a las numerosas nuevas leyes y reformas: Ley de Integración, nueva Ley de Asilo, aumento masivo de personal en la Policía Federal y la Oficina Federal de Investigación Criminal (BKA), seguridad aérea y muchas otras.

Algunas aún se encuentran en el tintero, como la propuesta de que personal de la Oficina Federal para la Migración y los Refugiados (BAMF) pueda revisar los celulares de los refugiados. Esto, luego de que hubiera reportes de que muchos entregaron datos falsos para mejorar sus expectativas de recibir asilo. El ministro De Maizière aseguró que no ve razones para que los funcionarios de la BAMF no puedan acceder a los datos de los móviles cuando no se realiza una presentación de documentos de identidad. No es mucho pedir que las personas que buscan seguridad en un país "digan la verdad sobre cómo se llaman y de dónde vienen", apuntó.

Europa debe mejorar sus conexiones

De Maizière planteó tres principios fundamentales: Europa debe poder decidir "quién viene y quién puede quedarse". Europa debe saber "quién entra y quién recorre el continente". Y finalmente todas las partes deberían poder acceder a esa información. Suena fácil, pero es complicado. El sistema Eurodac, por ejemplo, registra las huellas dactilares de los refugiados, pero no sus nombres. En el archivo de Schengen es al revés. Así, un enlace entre ambos es muy difícil.

El experto en seguridad Peter Neumann.

El experto en seguridad Peter Neumann.

De Maizière explicó cómo se implementan las mejoras a nivel europeo y dijo que si llega a incrementarse significativamente la llegada de refugiados, debería haber lugares seguros fuera del continente donde decidir quién ingresa y quién no. También exigió que este año quede decidida la creación de una central de registros de entrada y salida que deberá estar operativa en 2020. Al igual que en Estados Unidos, se requerirá cumplir ciertos requisitos para viajar a Europa sin visado.

Los terroristas cambiaron

El experto en terrorismo Peter Neumann, que analizó los datos de cientos de terroristas para un estudio, revisó los atentados del 11 de septiembre de 2001. Entonces, los terroristas eran académicos de buena familia. En la actualidad, en cambio, a menudo se trata de pequeños delincuentes de origen humilde, apuntó el especialista.

Esto podría también aclarar el fenómeno de la "turbo-radicalización". Muchos ya se han acostumbrado, en sus círculos o pandillas, a la violencia, y están habituados a las drogas y el descontrol. También las fuentes de financiamiento han cambiado. Por ello los países deben reconsiderar sus medidas contra la radicalización y el intercambio de información entre las oficinas respectivas, recomendó el especialista. El politólogo londinense fue nombrado este año como representante especial de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europea (OSCE), entidad que tiene previsto reforzar este año su lucha contra la radicalización.

DW recomienda