1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Confirman sentencia contra ex presidente liberiano Charles Taylor

Una corte de apelaciones confirmó la sentencia de 50 años de prisión dictada en 2012 contra el ex presidente de Liberia Charles Taylor, anunció el Tribunal Especial para Sierra Leona, a las afueras de La Haya.

Ex presidente de Liberia, Charles Taylor.

Ex presidente de Liberia, Charles Taylor.

Taylor, de 65 años, es el primer ex mandatario que es condenado por haber instigado y contribuido a que se cometieran crímenes de guerra desde los juicios de Núremberg tras la Segunda Guerra Mundial.

Los jueces consideraron que Taylor es corresponsable de miles de asesinatos, torturas y violaciones. El ex presidente de Liberia envió armas entre 1998 y 2001 a los rebeldes de la vecina Sierra Leona a cambio de los llamados "diamantes de sangre".

El juez que presidía el caso, George Gelaga King, dijo que Taylor había aconsejado y alentado a los rebeldes del Frente Unido Revolucionario (RUF) y el Consejo de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (AFRC), sabiendo perfectamente bien el tipo de delitos que estaban cometiendo.

"Su principal objetivo era extender el terror. Hubo una violencia brutal contra los civiles con el propósito de atemorizarlos, el temor de que hubiera más violencia si continuaban resistiéndose", dijo. "Los gobiernos y la comunidad internacional también temían que a menos que las demandas del RUF y el AFRC se cumplieran, seguirían miles de asesinatos, mutilaciones, secuestros y violaciones más", agregó.

Sin excusas

El tribunal de apelaciones de Leidschendam, a las afueras de La Haya, rechazó todas las alegaciones de los defensores. También la fiscalía había apelado y pedido 80 años, solicitud que fue rechazada.

Taylor, de 65 años, permaneció sentado impasible durante todo el juicio, poniéndose de pie para escuchar la sentencia al final. Estaba previsto que fuera trasladado desde el centro de detención junto al mar donde ha estado desde 2006 a una cárcel de máxima seguridad británica.

El año pasado fue condenado por 11 cargos de crímenes de guerra y de lesa humanidad por ayudar e incitar a los rebeldes que mataron, violaron y arrasaron en la vecina Sierra Leona durante una guerra civil de 11 años que costó unas 50.000 vidas hasta 2002. Los rebeldes del Frente Unido Revolucionario de Sierra Leona eran temidos por mutilar a sus enemigos y utilizar a niños drogados como soldados.

rml (dpa, reuters)

DW recomienda