1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Confirman cadena perpetua a dos oficiales serbios por Srebrenica

El Tribunal Penal Internacional para la Antigua Yugoslavia confirmó la pena de cadena perpetua para dos exmilitares serbios por su papel en el genocidio de Srebrenica.

Sede del Tribunal Internacional para la Antigua Yugoslavia (TPIY), en La Haya.

Sede del Tribunal Internacional para la Antigua Yugoslavia (TPIY), en La Haya.

El Tribunal Penal Internacional para la Antigua Yugoslavia (TPIY) confirmó este viernes (30/1) la pena de cadena perpetua para el excoronel serbobosnio Ljubisa Beara y el teniente coronel Vujadin Popovic por su papel en el genocidio en 1995 de musulmanes bosnios en los enclaves de Srebrenica y Zepa.

La sentencia de la TPIY, con sede en La Haya, confirma también las condenas impuestas a otros tres oficiales serbobosnios. El tribunal ratificó que Popovic y Beara -una de las manos derechas del que fuera jefe del Ejército serbobosnio, Ratko Mladic- son culpables de genocidio, conspiración para cometerlo, violación de las leyes y usos de guerra y crímenes de lesa humanidad a través de su participación en una "empresa criminal conjunta". Por ello, los jueces confirmaron su condena a cadena perpetua.

Además, mantuvo la pena de 35 años de prisión para el exteniente Drago Nikolic, por colaborar en el genocidio, crímenes de lesa humanidad y violación de las leyes y usos de guerra. Radivoje Miletic, que no fue acusado de genocidio, vio por su parte reducida su condena de cárcel de 19 a 18 años, y se confirmó su participación en dicha empresa criminal.

Finalmente, Vinko Pandurevic fue hallado culpable de colaborar y ser cómplice de violaciones de las leyes y usos de guerra y de crímenes de lesa humanidad, además de no evitar y castigar los crímenes cometidos por sus subordinados. El tribunal decidió por tanto mantener su sentencia a trece años de cárcel.

Karadzic inició ataques a Srebrenica y Zepa

Según los jueces de este tribunal impulsado por la ONU, los ataques a Srebrenica y Zepa, dos ciudades declaradas enclaves seguros por la ONU, fueron iniciados por el exlíder serbobosnio Radovan Karadzic, que también es juzgado en el TPIY.

Los serbobosnios capturaron Srebrenica en julio de 1995 y, a continuación, asesinaron a unos 8.000 varones musulmanes, mientras que el resto de la población fue expulsada, en el peor caso de genocidio y limpieza étnica de las guerras de la antigua Yugoslavia.

Desde su creación, el TPIY ha imputado a 161 personas por graves violaciones de la ley humanitaria cometidas en el territorio de la antigua Yugoslavia entre 1991 y 2001.

Ya han concluido los procedimientos contra 146 personas, mientras que continúan en marcha en el caso de quince acusados, de los cuales a cuatro se les está juzgando y once han recurrido ante la Cámara de Apelación, según los datos ofrecidos hoy por la corte.

CP (efe, dpa)