1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Deportes

Confirmado: Hitzfeld se va del Bayern

Todos parecían saberlo, pero hasta ahora es noticia confirmada. El actual entrenador del Bayern München, Ottmar Hitzfeld, dejará el equipo en un futuro cercano.

default

Ottmar Hitzfeld: nuevos horizontes.

Ottmar Hitzfeld se va del Bayern München en junio próximo. Así lo deja ver, sin aparente lugar a dudas, la declaración formulada por Uli Höneß al periódico Bild. “Puede usted dar por un hecho que no se quedará. Pero sí hasta junio”, dijo el ejecutivo del equipo muniqués al reportero que lo esperó afuera del restaurante donde Höneß celebraba el inicio del año junto con su hermano Dieter y otras personas.

Deutschland Fußball Bayern trennt sich von Felix Magath

Hitzfeld llegó como sustituto de Felix Magath (en la foto).

La noticia ya fue confirmada por el propio entrenador. "Comuniqué ya mi decisión hace tres semanas al club. Me voy en verano", afirmó, y dijo que aún no sabe cuál será su proximo trabajo.

La cima no es suficiente

Parece acabarse así la ola de especulaciones que comenzó con la baja en el rendimiento del equipo. El Bayern permanece en primer lugar de la tabla de la Bundesliga, pero sólo por la diferencia de goles. En puntos, se encuentra empatado en 36 junto con el Werder Bremen.

La cima y el campeonato de invierno no son suficientes para un equipo-empresa que invirtió más de 70 millones de euros en jugadores como Franck Ribéry, Luca Toni, Zé Roberto, Marcell Jansen, Miroslav Klose y Jan Schlaudraff, entre otros. Höneß (Uli) había dicho a principio de la temporada que, con esa constelación, “nuestros enemigos tendrán que usar binoculares para poder vernos”.

Las causas del pronunciado declive en un equipo que comenzó la temporada de manera espectacular no pueden ser especificadas científicamente, o al menos no aún. Pero, dada la brusca separación entre Hitzfeld y el Bayern, es claro que la directiva las atribuye mayormente al técnico. Independientemente de ellas, la salida del entrenador no hace sino cumplir con el plan original que llevó a Hitzfeld de nuevo al Bayern.

Llegada emergente

Pocos recuerdan hoy los orígenes del acuerdo. Ottmar Hitzfeld no llegó al Bayern München con la expectativa de quedarse mucho tiempo, ni de convertirse en entrenador de un cuadro mundial. En cambio, arribó como solución emergente ante la imperiosa necesidad del cuadro bávaro de deshacerse de Felix Magath hace casi un año; para ser exactos, el 31 de enero de 2007.

El Bayern andaba en aquel entonces, según sus propios estándares, de capa caída: en tercer lugar de la tabla general, seis puntos por debajo de los líderes Werder Bremen y Schalke 04. Stuttgart, que resultaría campeón, ya pisaba los talones a los bávaros con 32 puntos. Para la directiva del Bayern, la gota que derramó el vaso fue la derrota 3 a 2, el 26 de enero de 2007, frente al Borussia Dortmund. Tras ese resultado, Magath se había vuelto insostenible.

Deutschland Fußball Karl-Heinz Rummenigge Manager vom FC Bayern München

Rummenigge: "El fútbol no es matemática".

Con Hitzfeld al frente, los números no variaron demasiado. Para la fecha 30, el Bayern München contabilizaba 53 puntos y estaba, de hecho, en el cuarto lugar de la tabla, muy por debajo del Stuttgart, que tenía 58, de Bremen (60) y de Schalke (62). En esa misma posición terminó la campaña, con 60 puntos.

Alegría y zozobra

Sin embargo, parecía que Hitzfeld le había dado al club una filosofía distinta. El entusiasmo retornaba a la curva sur del Allianz Arena, donde se congrega cada quince días la fanaticada más fiel del Bayern. La magia, al parecer, había regresado.

La relación de Hitzfeld y los jugadores parecía inmejorable. Directivos y entrenador entablaron negociaciones, pero éste no lucía muy convencido. Conocía ya la presión que se ejerce sobre quien encabece la banca muniquesa, y no estaba seguro de querer volver a experimentarla.

Beckenbauer, Rummenigge, Höneß (Uli) y compañía le hicieron una oferta que no pudo rechazar. Además, llenaron los vestidores bávaros con figuras de clase mundial y algunos de los mejores jugadores alemanes del momento. Klose es, hoy por hoy, el futbolista más rentable del mundo. Hitzfeld decidió quedarse.

Ausraster Uli Hoeness Manager von Bayern München Bayern München Versammlung

Höneß: "Hitzfeld se va, pero se queda".

El punto de quiebre se dio con el empate con el Bolton Wanderers dentro de la Copa UEFA, y la derrota de 3 a 1 –la única hasta el momento en el torneo 2007/2008- ante Stuttgart. Luego del primer partido, el poderoso ejecutivo Karl-Heinz Rummenigge criticó a Hitzfeld por no haber alineado a algunos titulares como Martín Demichelis, Zé Roberto o Philipp Lahm; para colmo, el entrenador sacó a Ribéry y a Toni anticipadamente de la cancha.

“Había 66.000 espectadores en el estadio, y ellos tenían todo el derecho de ver a nuestro mejor equipo”, tronó Rummenigge, y se lanzó a la yugular: “el fútbol no es asunto matemático”, ironizó sobre la profesión original de Hitzfeld. La luna de miel había terminado, y la crisis se profundizó con una racha de partidos sin brillo y con pocos goles. La goleada de 6 a 0 al Aris Saloniki mejoró un poco el clima en el club para despedir el año.

Con todos los honores

Así que con la salida de Hitzfeld, cuando ésta se produzca, las cosas no harán sino regresar a su cauce. El técnico se irá a Suiza, donde aparentemente entrenará a la selección nacional de ese país luego de que finalice la Eurocopa 2008 y donde también espera llevar una vida más relajada.

En cuanto al Bayern, se intensificará ahora la feria de posibles sucesores, entre los cuales ya se menciona a dos holandeses: Marco van Basten y Frank Rijkaard.

Pero para este relevo falta mucho tiempo aún. Antes deberá definirse el destino del Bayern para el resto del campeonato. Y si algo es seguro, de acuerdo a dicho por el propio estratega, es que Ottmar Hitzfeld peleará hasta el último segundo con tal de despedirse con todos los honores. Y por tanto, con el orgullo intacto.