Confesiones de un ghostwriter: tesis doctorales a la venta | Así es Alemania | DW | 02.08.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Así es Alemania

Confesiones de un ghostwriter: tesis doctorales a la venta

El trabajo previo a ser doctor puede convertirse en una historia interminable. DW habló con el gerente de una empresa de servicios académicos que resuelve este tipo de problemas. Es sólo una cuestión de dinero.

default

No siempre hay trabajo propio tras el título adquirido

Unos 25.000 títulos doctorales se entregan en Alemania anualmente. En algunos casos, detrás del “doctor” no siempre se encuentra el propio esfuerzo. DW se encontró en Suiza con Thomas Nemet, un profesional del ramo del ghostwriting, un escritor fantasma. Sus clientes provienen en un 90 por ciento de Alemania; su empresa ha elaborado y vendido ya unos 50.000 textos.

Doktorhut mit Diplom

Según Thomas Nemet, la mayoría de la población estudia para conseguir el cartón, no por el conocimiento.

Hombre de negocios

“Parto del supuesto de que mis clientes están en la capacidad de asumir sus responsabilidades. Es decir, no me incumbe hacer un perfil sicológico de quien contrata mis servicios para luego decidir si puedo poner ese trabajo en sus manos”, afirma Nemet.

Su oficina queda en un elegante barrio de Zürich. Por debajo de la manga de su traje azul con botones dorados, se entrevé un Rolex. En su oficina, un ángel barroco sonríe desde un espejo. El negocio marcha bien: proyectos, tesinas, trabajos de licenciatura, tesis doctorales. Una llamada o un correo electrónico bastan. Sus clientes son por lo general estudiantes de Leyes y Medicina. Unos 300 académicos trabajan para él; tiene oficinas en Alemania, Hungría, Suiza y Austria. El volumen de venta asciende a un millón de euros al año.

A toda vela

Para Nemet es normal hacer este tipo de trabajo. “Ofrecemos un servicio que se entrega al cliente que lo puede pagar. Le indicamos que tiene que utilizar nuestra mercancía en un marco legal correcto. Si no lo hace, es su responsabilidad”, dice Nemet. Éste es su comodín legal: nadie puede llevarlo a juicio, pues las obras que vende están definidas como “trabajos preparativos”. Eso no es un delito. Ilegal se vuelve cuando sus clientes las entregan como propias.

Alrededor de 50 tesis doctorales de unas 500 páginas entrega al año; cada una puede llevar doce meses de elaboración. “Depende del tema, del volumen de la investigación. Puede costar entre 10.000 y 50.000 euros”, informa. Y si tiene que salir a toda prisa, el trabajo cuesta más; pagar en cuotas está permitido. El giro se hace por cuenta bancaria y el cliente recibe una factura. ¿Contacto personal? No hay. La discreción es una de las características de su empresa.

Flash-Galerie Wochenrückblick KW 24/2011 Silvana Koch-Mehrin Aberkennung Doktortitel

A tres políticos alemanes se les ha retirado este año el título por plagio. Para Nemet eso jamás será un problema.

¿Quién encarga una tesis?

“¿Qué tipo de personas son? Creo que por lo general sufren de estrés, tienen problemas familiares o tienen un trabajo que no les permite escribir su tesina. Puede ser que tengan un bloqueo temporal y acuden a nuestros servicios”, explica el filosófo diplomado. Llegó a la idea haciendo una búsqueda en Google, elaboró unas cuentas tesinas. Después fundó su empresa. ¿Que pillen a sus clientes por plagio? “Nuestros trabajos le parten los dientes a los cazadores de plagios en la universidades”, dice en su página web.

“Nosotros no somos los causantes del fenómeno, sólo una consecuencia. En los años 1970 la gente estudiaba por el conocimiento. No estoy diciendo que hoy ya no sea así, pero sí que la mayoría de la población estudia para obtener el cartón y conseguir un (mejor) puesto”, afirma Nemet. Para él personalmente, los títulos académicos son sólo una mercancía que se vende bien. “Personalmente para mí no significa nada que en mi lápida puedan poner que fui “doctor”. El dinero, en cambio, sí es un reconocimiento. Si me dan a escoger entre pasearme con un título de doctor o con 5000 euros.... ¡prefiero los 5000 euros!”

Autor: Nicolas Martin/Mirra Banchón
Editora: Emilia Rojas