1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Conferencia sobre Medio Oriente: advertencia para Trump y Netanyahu

El llamado realizado desde París se dirige a EE.UU. e Israel: sólo una solución de dos Estados traerá paz, de lo contrario el conflicto aumentará.

Frankreich Sorge vor Trump und Aufruf zu Zwei-Staaten-Lösung bei Nahost-Konferenz in Paris (Getty Images/AFP/B. Guay)

El presidente francés, Hollande (d), y su canciller, Ayrault (i).

El saliente presidente francés, Francois Hollande, intentó una vez más volver a la escena internacional. Francia siempre se ha visto como un actor en Oriente Medio y quiere tomar la iniciativaen ese rol. Pero, como Hollande no puede obligar a nadie a tener conversaciones de paz, el encuentro se centró en la preocupación que existe por el cambio radical en la política mundial ante la inminente llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos. "Existe el riesgo de un incremento en la tensión", advirtió el ministro alemán de Relaciones Exteriores, Frank-Walter Steinmeier.

¿Dos estados?

El resultado de la conferencia fue sobre todo simbólico: "Queremos una movilización de la comunidad internacional para que ambas partes vuelvan a la mesa de negociaciones”, dijo el anfitrión, el ministro galo de Exteriores Jean-Marc Ayrault. El interés, según Ayraut, aumentó enormemente en los últimos meses. A la primera reunión, en junio pasado, asistieron sólo 20 participantes, pero ahora 70 delegaciones viajaron a París, incluyendo al Secretario General de la Liga Árabe, a los representantes de la Unión Europea (UE) y a los "cinco grandes” miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU.

El objetivo de estos esfuerzos es salvar una solución de dos Estados, "la que está en riesgo”, dijo Ayrault con firmeza, añadiendo que fue un error dramático no tener en cuenta en este momento las negociaciones de décadas: "No hay que relajarse, sino que hay que desarrollar una dinámica positiva”, apuntó. No se debe tomar ninguna medida unilateral para dar un status a Jerusalén, para su seguridad y para el trazado de fronteras.  

Frankreich Frank-Walter Steinmeier in Paris (Reuters/B. Tessier)

El ministro de Relaciones Exteriores alemán, Frank-Walter Steinmeier: "Existe el riesgo de un incremento en la tensión."

Su homólgo alemán, Steinmeier, también advirtió: "2017 es un año crucial para el proceso de paz en Medio Oriente”. Si ahora se dan pasos unilaterales, como el traslado de la embajada de Estados Unidos a Jerusalén, se amenaza con una nueva escalada en el conflicto. De trasfondo se encuentra el peligro de una tercera Intifada y, con ella, más violencia. Aunque Ayrault fue más enfático: "El traslado de la embajada es una provocación”, esto podría conducir a una explosión en la región, destacó.

Los grandes ausentes

La reunión se llevó a cabo sin la presencia de los representantes de Israel y Palestina. Pero el primer ministro israelí disparó desde lejos. Benjamín Netanyahu calificó la conferencia de "inútil". Estas fueron "las últimas convulsiones del mundo del ayer", aseguró. "El mañana será diferente, y el mañana está muy cerca”, fue su frío rechazo a los esfuerzos de paz de la comunidad internacional. Netanyahu parece encomendarse completamente a Trump.

Paris internationale Nahost-Konferenz John Kerry (picture-alliance/AP Photo/A. Brandon)

John Kerry, Secretario de Estado de Barack Obama.

En París, se salió con la suya. El saliente Secretario de Estado estadounidense, John Kerry, parece haber impedido una nueva resolución de la ONU, que aún habría dado tiempo a aprobar. El presidente francés, Hollande, también a punto de terminar su mandato, rechazó las afirmaciones de Netanyahu de que la conferencia querría imponer algo a una de las partes. Solo israelíes y palestinos juntos podrán resolver sus problemas, pero para ello deberán regresar a la mesa de negociación. Su canciller habló sobre una "mano extendida a ambos lados”.

Advertencia a Trump

La declaración final no marcó claramente una advertencia a Trump. Sin embargo, advertir a Trump de que no debe actuar unilateralmente fue el foco de esta conferencia. Como próximo presidente de Estados Unidos, Trump tiene la responsabilidad del proceso de paz en Medio Oriente, ese fue el fuerte mensaje enviado. Detrás está el temor a un cambio a favor de Israel en la política de Washington, lo que haría que la solución de los dos estados y la esperanza de paz en la región se vean destruidas.

Si bien lo hace ya desde antes del "brexit", y en contra de todas las promesas de llevar una política exterior de la mano de Europa, Gran Bretaña una vez más tomó su propio camino: El canciller Boris Johnson envió a funcionarios de nivel medio como representantes a París. Obviamente, Londres goza de una "relación especial” con Estados Unidos y su nuevo presidente, Trump, es más importante que cualquier otra cosa. 

Autor: Barbara Wesel

Audios y videos sobre el tema