1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Conferencia de Seguridad de Múnich: “Cuanto más intercambio, mejor”

La Conferencia de Seguridad de Múnich ofrece espacios para que partes enfrentadas puedan mantener conversaciones informales, algo que el mundo necesita en estos momentos. Entrevista con Dam Smith, director del SIPRI.

Deutsche Welle: Además de todas conferencias y foros de discusión que existen, este año acudirán a la Conferencia de Seguridad de Múnich unos 30 jefes de Estado y Gobierno, 70 ministros de Exteriores y Defensa y 5 jefes de servicios secretos. ¿Por qué vienen a Múnich?

Dan Smith: Citas como la Conferencia de Seguridad de Múnich ofrecen el atractivo de compartir escenarios sin tener la obligación de publicar un comunicado como en el G7 o el G20. Los participantes tienen más libertad a la hora de entablar conversaciones de confianza e intercambiar opiniones fuera de protocolo. Por otra parte, cuanto más grande sea y más en serio tomen los medios esas citas, más fácil será que se conviertan en meros ejercicios de relaciones públicas .

Vivimos en la era digital y de la información. ¿Cuán importantes son encuentros como estos para saber qué piensan las otras partes?

En este sentido, los grandes podios de discusión tienen menos importancia que las pequeñas cumbres sujetas a la regla de Chatham House y con audiencia limitada, que posibilitan el intercambio directo e informal. Ni siquiera en la era digital hay forma de sustituir estas citas cara a cara. Incluso con tantos avances tecnológicos en medios de comunicación, siempre necesitaremos encuentros reales entre las dos partes negociadoras.

Este año vendrán dos altos cargos de Rusia: el presidente Dmitri Medvédev y el ministro de Exteriores Serguéi Lavrov. ¿Será una ofensiva rusa en política exterior?

Rusia siempre ha intentado posicionar su perspectiva en política exterior. Y con todos los agentes de decisión in situ, la Conferencia de Seguridad de Múnich es una plataforma que los rusos no iban a dejar pasar. Al parecer, tanto en Rusia como en Occidente hay mucha preocupación sobre el empeoramiento de las relaciones entre ambas partes en los últimos tres años. Independiemente de la lectura que se haga y de los puntos que cada parte defienda, cuanto más intercambio haya, mejor. Por eso yo lo valoro como una señal positiva.

A Múnich también asistirán altos cargos de Irán, Arabia Saudita, Egipto e Irak. ¿Se avanzará algo para mejorar la situación en siria?

Es una pregunta muy especulativa. Pero si entramos en especulaciones, diría que Arabia Saudita e Irán todavía no han llegado al punto de recuperar el contacto entre sus Gobiernos. Sin embargo, por detrás siempre hay una diplomacia silenciosa y hay posibilidades de que países o Gobiernos asociados con ello animen a Arabia e Irán a iniciar contactos informales.

El título de la conferencia es bastante aterrador: “Crisis sin límites, detrucción sin escrúpulos, protectores desamparados”. La Conferencia de Seguridad de Múnich no podría haber buscado un título más pesimista. Si los propios expertos en seguridad llaman así a su conferencia, ¿cuánto vamos a tardar en caer en el caos mundial?

Creo y espero que el título se eligió para que los políticos que son parte en distintos conflictos entiendan que están en procesos que albergan enormes riesgos de cara al futuro. El cambio en las estructuras de poder del mundo en los últimos 15 años ha generado una situación en la que para los líderes internacionales es difícil gestionar sus relaciones. Creo que el título es una llamada de atención. En mi opinión, el mundo aún no está en la fase que sugiere ese título, pero sí se dan ciertos elementos: No hay crisis sin límites, pero si hay crisis que se solapan, también hay tanto expoliadores sin escrúpulos como protectores que tratan de mantener la paz y el equilibrio. Todavía no estamos al borde del abismo pero hay que hablar claro. Si no logramos dominar alguna de las grandes crisis actuales, en pocos años el título podría hacerse realidad.

Dan Smith es director del Instituto Sueco de Investigación para la Paz SIPRI.

DW recomienda