1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

“Con Trump México podría sufrir una crisis humanitaria“

El escritor mexicano Juan Pablo Villalobos considera que las amenazas de Trump de construir un muro fronterizo y de deportar a millones de mexicanos obligan a México a buscar aliados para ejercer presión.

Juan Pablo Villalobos (Guadalajara, 1973) señala que México debe articular un frente común con los países de Centroamérica y Sudamérica, buscando apoyo de la Unión Europea y de Naciones Unidas. Ese frente, en opinión de Villalobos, debe ejercer presión sobre el futuro gobierno estadounidense para que las promesas de campaña de Donald Trump no se materialicen.  "México no puede reaccionar solo, necesita articular una alianza para evitar que se concrete la construcción del muro o las deportaciones masivas".

El escritor, radicado en Barcelona desde hace 13 años, explica que el triunfo inesperado del republicano no se debe sólo al descontento de los votantes blancos. "Hay una base de racismo entre los grupos radicales que lo han apoyado en su triunfo. Pero ése voto no era suficiente. Por Trump votó el 30 por ciento de los hispanos y el 15 por ciento de los negros. Ha votado mucha gente que no necesariamente coincide con las posturas racistas o xenófobas, pero sí está harta de ver que los derechos sociales se han recortado, que hay una economía precaria, que el sistema laboral los ha dejado desamparados, es gente que no entiende cómo ha sucedido esto y prefiere echarle la culpa al otro, al inmigrante".

Ciudad Juárez, en la frontera entre México y Estados Unidos

Ciudad Juárez, en la frontera entre México y Estados Unidos

Muro y deportaciones

Villalobos considera que el panorama para México es sumamente complicado tras la retórica beligerante de Trump durante su campaña. "El gobierno mexicano tendría que asumir una postura fuerte, cosa que no ha hecho hasta ahora". En su primera entrevista televisada tras su triunfo electoral, el magnate estadounidense ya no amenazó con deportar a once millones de indocumentados como dijo durante su campaña; dijo que deportaría a unos dos o tres millones de personas con antecedentes penales.

"Si se construye ese muro y cumple sus amenazas de deportación puede convertirse en una crisis humanitaria mucho peor que la de Siria", dice Villalobos, que recuerda la crisis migratoria centroamericana, de la que casi no se habla, con decenas de miles de indocumentados que arriesgan su vida al cruzar México para llegar a Estados Unidos. "Son presa fácil de la extorsión de policías, y del Ejército, de secuestradores, de traficantes de personas y bandas criminales".

El escritor mexicano, Juan Pablo Villalobos

El escritor mexicano, Juan Pablo Villalobos

Humor que duele

El escritor llegó a Berlín para presentar su novela traducida al alemán "Te vendo un perro" –Anagrama 2015- (Ich verkauf dir einen Hund –Berenberg Verlag 2016), que repasa la historia de México de los últimos 80 años. Una novela tragicómica que se detiene en dos momentos clave: "Uno es la matanza de estudiantes en Tlatelolco durante el 68, que tiene que ver con la trama de la novela y, el otro, es el terremoto de 1985 que, más allá de la desgracia que significó la muerte de miles de personas, también representó el despertar de una sociedad civil que se organizó ante la incapacidad del gobierno a dar respuesta a la tragedia".

El novelista, que fue distinguido hace unos días con el Premio Herralde 2016 que concede la editorial Anagrama por su última novela "No voy a pedirle a nadie que me crea", dice que tal vez la llegada de Trump a la Casa Blanca sea una oportunidad para "que la sociedad civil se organice para pasar más allá de la indignación y se articule en una fuerza política, porque la indignación que se ve en las redes sociales se esfuma, no se transforma en acción política".

El escritor, que está comprometido con el humor para incidir en la conciencia de los lectores, afirma que a veces el humor duele. "Lo peor es cuando te ríes en mala compañía, cuando te das cuenta de que quienes ríen son los homofóbicos, o es Donald Trump. Entonces, no es tan gracioso".