Colombia pisa fuerte en WorldSkills 2013 | América Latina | DW | 06.07.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Colombia pisa fuerte en WorldSkills 2013

Colombia, después de Brasil, es la segunda potencia de Latinoamérica en el campeonato mundial de los oficios WorldSkills 2013, en donde jóvenes de 53 países se disputan las medallas en 46 distintas disciplinas.

Logo de WorldSkills Leipzig 2013.

Logo de WorldSkills Leipzig 2013.

Ríos de niños y jóvenes recorren los pabellones del recinto ferial de Leipzig en busca de inspiración. El campeonato mundial de formación profesional WorldSkills 2013 ha vuelto a Alemania después de 40 años y lo ha hecho a la ciudad de Leipzig, la tercera más poblada en el Este del país, en donde unos 200.000 visitantes han acudido durante los cuatro días de competencias y no se pierden detalle del duelo que libran jóvenes de entre 17 y 22 años de edad.

Se miden de acuerdo a sus respectivos oficios: carpinteros, mecatrónicos, montadores, diseñadores gráficos, panaderos, plomeros, jardineros, electricistas... Un total de 46 disciplinas integran el mundo de los oficios en competencia en WorldSkills, cuyas medallas de oro, plata y bronce se disputan unos 1.100 jóvenes.

“Colombia está compitiendo en 20 oficios con 22 participantes porque dos de esas habilidades son en pareja: robótica móvil y mecatrónica”, afirma Tatiana Villamizar, líder del grupo colombiano, en conversación con DW. Los competidores colombianos que han llegado a Leipzig fueron subcampeones en WorldSkills Américas el año pasado, que tuvo lugar en Río de Janeiro, Brasil. Ahí obtuvieron seis medallas de oro, 11 de plata, 2 de bronce y una de excelencia.

“Estaba estudiando automatización industrial en el SENA en Colombia y se nos dictó una clase de CAD (Diseño Mecánico Asistido por Computador). Al principio no me gustaba, pero luego le tomé gusto y me iba bien. Me di cuenta de que podía hacer cosas que otras personas no hacían. Entonces mi professor me llamó a mí y a varios compañeros para invitarnos a participar en WorldSkills”, afirma Daniel Pérez, joven de 20 años que compite en CAD y es la esperanza de Colombia para conquistar una medalla en Leipzig. Con CAD, la industria manufacturera ha dejado a un lado los planos para realizar los diseños por computadora. “Se puede ver una maquinaria completa en 3D, definir el color, la forma y se pueden hacer animaciones”, afirma Pérez.

Tatiana Villamizar y Jhoan La Verde, líderes del grupo colombiano.

Tatiana Villamizar y Jhoan La Verde, líderes del grupo colombiano.



Seis horas y media diarias de trabajo efectivo

Durante seis horas y media diarias a lo largo de cuatro días, con una pausa de dos horas cada jornada, los competidores de cada disciplina realizan una tarea que les es asignada y según el desempeño reciben un máximo puntaje de 100.

Angie Chara es una de las dos chicas colombianas que han llegado en la delegación de 22 representantes de su país. Ella compite en robótica móvil y trabaja en equipo con Camilo Acevedo. “En mi colegio ofrecían tecnologías y escogí electrónica, así que salí de bachiller como técnica en electrónica y quería seguir por la misma rama, así que decidí entrar al SENA y me inscribí en Mecatrónica”, dice la joven, que añade que le gustó la electrónica por la innovación que conlleva y los componentes pequeñitos, que funcionan y que permiten hacer magia.

En el campeonato WorldSkills 2011, realizado en Londres, Colombia participó con solo seis habilidades, pero el país obtuvo una medalla de excelencia. El esfuerzo colombiano se debe al Servicio Nacional de Aprendizaje (SENA), que siguiendo el modelo brasileño del SENAI, desde 1957 impulsa la formación de oficios técnicos y tecnológicos y hoy en día tiene registrados a más 8 millones de estudiantes y se ha convertido en un motor del desarrollo económico y social. El país andino es una potencia en el campeonato en Alemania y se prepara para ser sede de WorldSkills Américas en 2014.

Tras Colombia, la presencia latinoamericana en Leipzig fue notablemente escasa. Chile llegó con 3 competidores y Argentina con 2. Contrasta la participación de Brasil, que acudió con 41 competidores y una delegación de más de un centenar de personas.

Daniel Pérez en plena competencia.

Daniel Pérez en plena competencia.



Grandes ausencias de Latinoamérica

América Latina estuvo marcada por las ausencias de países como México, que según los expertos, están desperdiciando una oportunidad. “Es una pérdida que un país no participe, porque al tomar parte puede evaluar sus procesos y cómo está preparando a sus jóvenes para desempeñarse en los puestos de trabajo. Si no nos medimos, no mejoramos y no avanzamos al nivel en el que se encuentran países europeos y asiáticos, cuyos procesos de trabajo son excelentes y eso es lo que les ha permitido desarrollarse y progresar”, afirma Tatiana Villamizar.

Por su parte, Juan González Álvarez, Instructor de Control Industrial que ha llegado con un competidor por primera vez a un certamen internacional, subraya los beneficios que obtienen los países. “El beneficio es en metodologías, de manejo y de evaluación de proyectos, así como de transferencia de tecnologías. El patrocinador de mi habilidad es Siemens y nos ha hecho una tranferencia tecnológica muy interesante, con equipos nuevos que no conocíamos y que ahora ya tenemos. Lo otro es transferencia de conocimientos. Realmente estamos haciendo un trabajo integral y las transferencias de tecnología se dan en todo nivel", dice el experto.

Para González Álvarez, lo más importante de la participación de su país en Leipzig es el efecto multiplicador. “Podremos llegar a Colombia y transferir esta experiencia a muchos estudiantes, muchos aprendices que podrán recibir los conocimientos que tuvo aquí el competidor y esa es la tarea de uno como experto instructor”.

Para llegar a Leipzig, Colombia ha invertido alrededor de 1,7 millones de dólares. Es la tercera participación del país desde el 2009 en Canadá y luego en Londres en 2011. “Estamos muy satisfechos porque todos ganan. Gana el competidor porque mide su nivel, gana el experto porque se da cuenta de lo que hay que mejorar. Ganamos como país y como institución para buscar estrategias para mejorar la calidad de nuestros oficios”, concluye Villamizar.

Autora: Eva Usi, Leipzig
Editor: Diego Zúñiga

DW recomienda