1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Colombia investiga la muerte de otra líder social

Emilsen Manyoma era activista desde el año 2005, cuando denunció el control paramilitar y el tráfico de droga en algunos barrios de Buenaventura. Su cadáver fue encontrado junto al cuerpo de su marido, Javier Rodallega.

Las autoridades colombianas investigan la muerte violenta de la defensora de derechos humanos Emilsen Manyoma y la de su esposo, Javier Rodallega, cuyos cuerpos fueron hallados en una zona rural de Buenaventura, en el departamento del Valle del Cauca, en el suroeste del país. El asesinato de Manyoma y de Rodallega fue rechazado por el Movimiento Ciudadano Voces de Paz, agrupación política de origen ciudadano que sirve de plataforma para impulsar el partido político de las FARC.

"#VocesDePaz rechaza asesinato Emilsen Manyoma y su compañero. Llamamos a implementar YA el acuerdo de Lucha contra Paramilitarismo", escribió el movimiento en su cuenta de Twitter. El director del Cuerpo Técnico de Investigación, el CTI, de la Fiscalía de Buenaventura, Ómar Bonilla, dijo a periodistas que, junto al cuerpo de Manyoma, también se halló el de su esposo. Bonilla agregó que las autoridades están analizando la información para establecer responsabilidades por el asesinato de estas dos personas que habían desaparecido el sábado anterior, cuando salieron de su vivienda a bordo de un taxi.

Mejorar la protección de los líderes sociales

Manyoma era líder social desde el año 2005, cuando denunció el control paramilitar y el tráfico de droga en algunos barrios de Buenaventura. Buenaventura, ciudad de unos 350.000 habitantes, es el principal puerto colombiano en el Pacífico, pero por su posición estratégica, altos índices de pobreza y el abandono estatal, se convirtió en un escenario de violencia que en marzo de 2014 llevó al presidente Juan Manuel Santos a ordenar una intervención militar a gran escala para controlar a las bandas criminales.

El defensor del pueblo colombiano, Carlos Alfonso Negret, pidió mejorar las medidas de protección de los líderes sociales y defensores de los derechos humanos en el país y advirtió que las muertes de integrantes de estas organizaciones constituyen "un atentado contra el derecho a la paz". A lo largo de 2016, más de 70 defensores de los derechos humanos fueron asesinados en Colombia, igualando así el récord de víctimas de 2013, según datos de la ONG Somos Defensores.

MS (efe/colombiainforma)

DW recomienda