1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Colombia: fueron niños en la guerrilla, hoy luchan por un futuro

Un combate puede dejar secuelas que cuesta años curar. Niños y jóvenes que militaron en grupos ilegales en Colombia pueden ahora pensar en el futuro, gracias a programas de reintegración, como el de Don Bosco.

Catalina y Manuel en la sede de Don Bosco en Bonn, Alemania.

Catalina y Manuel en la sede de Don Bosco en Bonn, Alemania.

A Catalina le gusta el baile, y ahora quiere aprender tango. A Manuel, en cambio, no se le ocurriría saltar a una pista, aunque le fascina escuchar música. Pero su pasión es el origami, ese arte del otro lado del mundo que consiste en crear figuras de papel sin tijeras ni pegamento. La paloma de la paz que lleva en la solapa de su chaqueta es empero de metal. Y no es en vano que la lleve.  

Él y Catalina huyeron de la guerra. Más exactamente, se fugaron de las filas de la guerrilla. Las FARC, que durante los próximos 5 meses se disponen a entregar las armas, devolverán a los menores de edad que fueron reclutados por la fuerza o que adhirieron al grupo porque no tenían o veían otra opción.

Él tiene 19, ella 16 años. Cuando militaron en la guerrilla eran apenas niños. Este 17 de febrero, en la sede de la ONG humanitaria Don Bosco, en Bonn, Catalina y Manuel buscan explicarle a periodistas alemanes que para ellos ahora lo más importante es el futuro. Pero aquí chocan dos mundos: la prensa parece estar más interesada en sus pasados.

Los medios necesitan historias reales para contar, porque es la única forma de superar la deshumanización sufrida por la guerra. Estos dos jóvenes tienen sus propias historias, ambas llenas de maltrato, armas, guerra y muerte, pero están destinadas para sus psicólogos, no para los periodistas.

"De nuestro pasado tenemos pesadillas, por eso preferimos soñar con nuestro futuro”, concuerdan ambos en decir, muy tímidamente. La historia de sus vidas está llena de tragedia, a pesar de sus cortas edades. Ellos la cuentan en el documental "Alto el fuego", una película realizada por Raúl de la Fuente. Catalina huyó a los 13 años de la violencia intrafamiliar, de los intentos de acoso sexual de su padrastro, un abusador defendido por su propia madre.

Violencia intrafamiliar

Ya a los ocho años, Manuel y su hermano huyeron de la extrema pobreza en su casa. "Y después de mucho tiempo en la calle nos metimos a la guerrilla, como la última opción”, dice Manuel. "La violencia intrafamiliar lanza a muchos niños y jóvenes a la calle que luego no tienen otra alternativa que unirse a un grupo armado ilegal”, dice Jaime Areiza, Coordinador de Protección de niños y jóvenes que han abandonado las filas de los violentos. Es un programa de la ONG católica Don Bosco, desarrollado en Medellín, Colombia.

"Los niños y adolescentes maltratados por sus familias son presa fácil para el reclutamiento por parte de las guerrillas y los paramilitares”, recalca el padre Rafael Bejarano, director de Ciudad Don Bosco en Medellín. Don Bosco, una organización humanitaria de los salesianos, está presente en Colombia desde hace 65 años y desde hace 15 inició un gran Programa de Protección para Niños Soldados, más exactamente, para exmilitantes de los grupos armados que quieren reintegrarse a la sociedad. "Somos niños y jóvenes que solo queremos educarnos, escuchar música o salir de paseo en paz, como cualquier otra persona”, acota Manuel.

El padre Rafael Bejarano, director de Ciudad Don Bosco en Medellín, Colombia.

El padre Rafael Bejarano, director de Ciudad Don Bosco en Medellín, Colombia.

"En las filas de los grupos ilegales los chicos son entrenados para matar y descuartizar a una persona. Las chicas son a menudo violadas por los comandantes y luego obligadas a abortar 5,6 ó 7 veces. Estos chicos saben lo que es sentir que solo quieren morir. Nosotros les ayudamos a sanar primero estas profundas heridas y luego les ofrecemos la oportunidad de empezar una nueva vida”, dice el padre Bejarano.

La realidad de la vida en la guerrilla

Manuel, quien huyó de las FARC después de que su hermano  - que era su "amigo, padre y madre, a la vez” - fuera fusilado por "desobediencia”. Gracias a Don Bosco aprendió a leer y escribir y ya terminó una capacitación técnica. Ahora solo quiere un trabajo y que haya paz, no solo en Colombia sino en todo el mundo.

Catalina, después de sobrevivir a un bombardeo del Ejército y vivir la muerte de su compañero y muchos niños soldados, huyó del mismo campo de batalla hacia Don Bosco. Hoy quiere realizar el sueño de ser enfermera, lo que siempre quiso ser su madre. Don Bosco ha dado techo y asistencia psicológica a 2.300 niños y jóvenes. "El 85% de ellos ha logrado hacer una nueva vida”, señala dicha ONG.

Ni Don Bosco ni Manuel ni Catalina quieren hablar de política. "Esperamos que los compromisos del Acuerdo de Paz se vayan cumpliendo”, dice el padre Bejarano a la pregunta de qué piensa sobre la demora de las FARC para entregar a los menores de edad que aún están en su poder y que promete entregar el 1° de abril. Las autoridades aseguran que en total son 170 menores de edad.

Chicos que ahora podrán tener un futuro. Hoy, muchos antiguos miembros de las FARC y otras organizaciones armadas son, gracias a Don Bosco, "no solo auxiliares en una empresa, son jefes de producción”.  Catalina, tras un largo proceso, se reconcilió con su madre, sin olvidar sus cicatrices de la guerra. Hoy trabaja con dos de sus hermanos. Ella, como muchos chicos que salieron de la demencial tragedia del conflicto colombiano, aplican un lema que inspira confianza, en sí mismo y en la sociedad que hoy ya no ven como enemiga: "Solo tú puedes hacerlo, pero no puedes hacerlo solo”.

DW recomienda