1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Cientos de personas deben ser evacuadas de Madaya

Pese a la llegada de un convoy humanitario internacional a esa ciudad azotada por la hambruna, la grave situación de 400 personas obliga a trasladarlas cuanto antes a otro lugar, informó la ONU.

Menor sirio recibe alimento de la brigada internacional

Menor sirio recibe alimento de la brigada internacional

Cientos de personas deben ser evacuadas inmediatamente de la localidad siria de Madaya para recibir atención médica o podrían fallecer, según advirtió la ONU.

Las agencias humanitarias, que lograron finalmente este lunes la entrada de un convoy con ayuda en esa zona sitiada, se encontraron con unas 400 personas que deben salir de allí sin retraso para ser tratadas y que, en caso contrario, se "enfrentan a la muerte".

Así lo aseguró el jefe humanitario de las Naciones Unidas, Stephen O'Brien, tras una reunión a puerta cerrada con los miembros del Consejo de Seguridad convocada a petición de España y Nueva Zelanda.

El embajador español ante la ONU, Román Oyarzun, explicó a los periodistas que la situación de esas 400 personas es "muy crítica" y que si no son evacuadas esta misma noche el escenario será "más que dramático mañana", según la información facilitada por los servicios humanitarios.

Ayuda paralela

Su homólogo neozelandés, Gerard van Bohemen, dijo que las agencias que operan sobre el terreno quieren permiso del Gobierno de Siria para poder sacar a esa gente de la localidad.

En los últimos días, varias organizaciones humanitarias habían denunciado la situación en Madaya, donde alertaban que la población corría el riesgo de morir de hambre.

La ciudad, donde viven unas 42.000 personas y que sufre el asedio del régimen sirio y de Hizbulá desde hace 180 días, recibió a los primeros camiones de una caravana humanitaria de unos 50 vehículos tras meses sin apenas asistencia.

Lo hizo después de que Damasco autorizara la distribución y en paralelo al envío de ayuda a Fua y Kefraya, de mayoría chií, y que llevan meses cercadas por el Frente al Nusra.

Oyarzun, tras la reunión del Consejo de Seguridad, recordó que los asedios con el objetivo de causar el hambre entre la población son un "crimen de guerra" y van "contra la legislación internacional".

"No podemos consentir eso. Vamos a seguir este asunto muy de cerca", garantizó.

La embajadora estadounidense ante la ONU, Samantha Power, dijo en un comunicado que las informaciones que llegan sobre la hambruna en Madaya y otras regiones sitiadas son "horrendas".

"La ayuda entregada hoy, aunque necesaria, está muy lejos de ser suficiente", señaló, al tiempo que acusó al régimen sirio de impedir repetidamente los suministros de ayuda y llamó a la comunidad internacional a redoblar la presión sobre Damasco.

EL(dpa efe)

DW recomienda