1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa al día

Cientos de inmigrantes asaltan la frontera de Ceuta y Melilla

Más de 600 personas intentaron ingresar en territorio español desde Marruecos, desbordando a las fuerzas de seguridad instaladas en el norte de África.

En masa, por distintos frentes, colapsando las posibilidades de reacción de los guardias fronterizos, cientos de inmigrantes subsaharianos asaltaron este martes (17.09.2013) las fronteras de Ceuta y Melilla, los enclaves españoles en el norte de África, por tierra y por mar. Los enfrentamientos con las fuerzas de seguridad dejaron siete heridos, decenas de detenidos y un operativo para recapturar a quienes consiguieron ingresar a territorio español.

Se trató de la última de varias oleadas de cientos de empobrecidas personas que incluso rompieron parte del vallado de seis metros de altura que rodea a Melilla en su intento por conseguir una mejor vida en un país europeo. El comunicado oficial del Gobierno asegura que “los inmigrantes intentaron echar abajo la valla e ingresaron violentamente, lanzando objetos contra las fuerzas de seguridad que intentaban repeler el asalto”.

En Ceuta, en tanto, otras 350 personas trataron de alcanzar tierra nadando desde una de las playas de Marruecos. De ellos, 91 consiguieron su objetivo, mientras otros 700 esperan cerca de la frontera su oportunidad. Las autoridades ibéricas han asegurado que en los últimos años, los intentos por asaltar la frontera se han incrementado, en especial por la delicada situación política y social que viven muchos países del norte de África.

La presión baja en otoño

En España calificaron el asalto como el mayor contra Ceuta desde 2007, y aseguraron que aquellos que lograron cruzar el borde serán hospedados en centros de recepción para inmigrantes. Fuentes oficiales dijeron que el de Melilla está repleto con 480 personas, y el de Ceuta alberga a 750 personas, pese a que está construido para 500.

Seis guardias españoles resultaron heridos, así como uno de los inmigrantes, que aparentemente se fracturó una pierna al caer desde el muro. En las tres líneas de alambrada de la valla fronteriza quedó un agujero de unos 40 metros. “Han arrasado con todo lo que tenían enfrente”, manifestó el delegado del Gobierno en Melilla, Abdelmalik El Barkani.

"Las fuerzas marroquíes han dispersado a la mayoría, pero a través del agua han entrado 91 subsaharianos”, señaló el delegado del Gobierno en Ceuta, Francisco Antonio González. En esa localidad, la Cruz Roja desplegó un dispositivo de urgencia para atender a los recién llegados, algunos de los cuales sufrían síntomas de hipotermia. Las autoridades esperan que con la próxima llegada del otoño, la presión contra las fronteras se relaje. “En otoño e invierno se cierran las posibilidades de entrar por los temporales, el viento en el mar”, dijo González.

DZC (AFP, dpa)