1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Península coreana

China pide "moderación" en península coreana

Tras el envío de un portaaviones nuclear estadounidense a la península coreana, China pidió evitar un agravamiento del conflicto coreano. Seúl minimizó la posibilidad de ataque preventivo de Washington a Pyongyang.

US-Flugzeugträger USS Carl Vinson (picture-alliance /dpa/ZUMA/U.S. Navy/DOD/M. Brown)

Estados Unidos canceló el viaje a Australia de varios buques de guerra, entre los que se encuentran el portaaviones "USS Carl Vinson", y los dirigió desde Singapur a las aguas cercanas a la península coreana.

"China está muy atenta al desarrollo de la situación en la península coreana", dijo la ministra de Exteriores china, Hua Chunying, en una rueda de prensa cuando se le preguntó por la posición de su país respecto al despliegue de los buques de guerra estadounidenses. "En la situación actual, todas las partes deberían mostrar moderación y no hacer nada que pudiera causar una escalada de los acontecimientos", dijo la ministra.

Estados Unidos canceló el sábado el viaje a Australia de varios buques de guerra, entre los que se encuentran el portaaviones "USS Carl Vinson", y los dirigió desde Singapur a las aguas cercanas a la península coreana, como respuesta a los recientes ensayos con misiles de Corea del Norte.

La orden de cambio de rumbo fue una "medida prudente para mantener la disposición y la presencia en el Pacífico Occidental", dijo el comandante Dave Benham, portavoz del Comando del Pacífico de Estados Unidos, según la web Defence News. Corea del Norte continúa siendo una amenaza "debido a su imprudente, irresponsable y desestabilizador programa de ensayos con misiles y su objetivo de crear armas nucleares", dijo Benham.

Corea del Norte lanzó la semana pasada un misil balístico hacia el mar de la China Oriental, antes de que se reunieran el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y su homólogo chino, Xi Jinping. Trump y Xi hablaron sobre el problema nuclear coreano en el complejo Mar-a-Lago en Florida.

Lea también:

EE. UU. envía flotas a la península coreana

Seúl busca tranquilizar

Por su parte, el Gobierno surcoreano minimizó hoy la posibilidad de que Estados Unidos ataque preventivo a Corea del Norte: "No hace falta preocuparse", aseguró en comparecencia pública el portavoz del Ministerio de Unificación surcoreano, Lee Duck-hang.

"Estados Unidos ha dicho que apoya las políticas de Corea del Sur con respecto al Norte, y nuestro Gobierno pretende solventar todos los problemas de manera pacífica", añadió Lee. El portavoz insistió en la importancia de mantener la paz y la estabilidad en la península coreana mediante una "solución meditada" para los desafíos que plantea el programa nuclear y de misiles norcoreano, según confirmó una fuente de esta cartera ministerial.

En este sentido, Lee aseguró que Seúl seguirá cooperando y comunicándose estrechamente con Washington. Sus comentarios llegan después de que Washington apuntara, tras la llegada de Donald Trump al poder en enero, la posibilidad de optar por la vía militar, al insistir en que está abierto a "todas las opciones" para lidiar con Pyongyang.

Tanto los comentarios surcoreanos como los chinos llegan también después de que EE. UU. realizara el pasada semana un ataque con misiles de crucero sobre una base del régimen de Damasco, por primera vez desde que se inició el conflicto en Siria en 2011.

Lea también:

EE. UU.: los daños colaterales del ataque a Siria

No obstante muchos analistas han advertido del enorme coste que un ataque preventivo sobre Corea del Norte podría tener, ya que pondría en peligro millones de vidas civiles en países aliados de Estados Unidos como Corea del Sur, que técnicamente sigue en guerra con su vecino del Norte desde hace casi 70 años, o Japón.

RML (dpa, efe)

DW recomienda