1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

China endurece registro de videoblogueros

Los videoblogueros de China deberán a partir de ahora registrarse con su identidad real antes de poder publicar este tipo de programas, según nueva regulación del Ministerio de Cultura.

Li Chengpeng, ganador del Premio Bobs de DW en 2013

Li Chengpeng, ganador del Premio Bobs de DW en 2013

Según la agencia oficial Xinhua, las nuevas normativas, que entrarán en vigor el 1 de enero, obligarán a estos autores de vídeos en la red a solicitar licencias de operación a las autoridades, así como a "identificarse a través de entrevistas o videollamadas", según destacó el medio estatal.

Además, hará falta un permiso especial para videoblogueros extranjeros, así como para aquellos procedentes de Hong Kong, Macao y Taiwán, señala la regulación, que aparece después de meses de persecución de la censura china a este tipo de nuevos productos audiovisuales.

Los operadores de los servicios de alojamiento de vídeos "deberán supervisar a tiempo real las actuaciones, y mantener un registro de los espectáculos", así como crear un mecanismo de "emergencia" que permita cortar la emisión que viole las normativas y reportar esa infracción a las autoridades.

Lista negra de videoblogueros

El Ministerio de Cultura chino también anunció la creación de una "lista negra" de videoblogueros que no cumplan estas regulaciones, "con el fin de asegurar el crecimiento ordenado y sano del sector".

En los últimos meses las autoridades han cancelado cuentas de videoblog e incluso han detenido a algunos de sus presentadores argumentando que emitían contenido "vulgar", erótico o violento.

En abril, la censura china eliminó de internet los vídeos de la famosa bloguera Papi Jiang, que se había convertido en una de las más famosas del país por sus monólogos, en los que ironizaba con un lenguaje sarcástico la vida cotidiana en China.

El presidente chino, Xi Jinping, ha pedido en reiteradas ocasiones que la cultura y los medios de comunicación se subordinen a los valores del régimen comunista, lo que se ha traducido en unos niveles de censura no vistos en décadas, si bien la plena libertad de expresión y de información tampoco existía antes.

JOV (efe, el diario)

DW recomienda