1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Chile y la UE, unidos por el auge de los productos "bio"

Los productos orgánicos europeos y chilenos podrán pronto cruzar el mar, en ambas direcciones. Con bemoles. ¿Cuáles? ¿Por qué? En la Eurocámara, DW recogió opiniones.

Maqui, un producto biológico chileno.

Maqui, un producto biológico chileno.

Mucho indica que con Chile se logrará el primer acuerdo para el intercambio de productos con sello "bio" que la UE suscriba con terceros países. Se trata de un reconocimiento mutuo de las directrices que rigen tanto en la UE como en Chile, la producción con criterios orgánicos.

"Es una apuesta mutua por una forma de agricultura que eleva los principios de los productos orgánicos y los controles de calidad", explica a DW Inmaculada Rodríguez-Piñero, eurodiputada española, ponente del informe acerca de este acuerdo en la Comisión de Comercio Internacional en el Parlamento Europeo.

Productos van, ¿productos vienen?

Las directrices para productos "bio" de la UE han servido de guía. El trabajo ha sido minucioso. Así, tan pronto se concluya este acuerdo, todos los productos europeos "bio" y todos los chilenos certificados por el SAG (Servicio Agrícola y Ganadero) -a través del Sistema Nacional de Certificación de Productos Orgánicos Agrícolas- podrán entrar a los mercados.

Más información:

-Cien años de la Cámara Chileno-Alemana: Vanguardia en temas estratégicos

-El verdadero costo de la comida barata

¿Todos? "Todos los europeos al mercado chileno; pero de los chilenos al europeo se excluyen los productos animales, los piensos y la acuicultura", explica Rodríguez-Piñero. Para estos productos, por un lado, los estándares no son equivalentes y, por otro, para la acuicultura no existen directrices "bio" en el país sureño. Esta reserva encuentra eco en los temores de muchos sectores agrícolas que temen insumos no permitidos en la producción europea.

Nuevas directrices en camino

Por otro lado, el momento no es el más oportuno. "Habría preferido que esperasen a que acabáramos de equiparar los estándares 'bio' y de importación a nivel europeo", explica a DW Martin Häusling, eurodiputado alemán, portavoz para temas de política agraria de la fracción ecologista del Parlamento Europeo. También es portavoz de la Eurocámara en las negociaciones con la Comisión y el Consejo Europeo de unas nuevas directrices que podrían lograr que cuando se dice "bio" en el norte de Europa sea lo mismo que si se dice "orgánico" en el sur. Todavía, no es así.

Inmaculada Rodríguez-Piñero, eurodiputada española.

Inmaculada Rodríguez-Piñero, eurodiputada española.

"Y aunque en el caso de Chile no hay por qué dudar de todos los productos, hay algunos en los que habría que mirar con más detenimiento", explica el agrónomo Häusling. Ve especialmente delicado el hecho de que la producción "bio" chilena esté orientada al creciente mercado europeo (+13 por ciento en 2016).  Según datos de Eurostat, entre 2012 y 2016, las exportaciones de productos agrícolas de Chile hacia la UE han ido creciendo en un promedio anual del 13,3 por ciento.

¿"Bio" igual a sustentable?

"No se trata sólo de renunciar a los productos químicos, sino de tener en cuenta criterios de sostenibilidad", puntualiza y pone los aguacates (paltas) como ejemplo: en poblaciones al norte de Santiago, la gente tiene que comprar su agua de camiones cisterna. No sale agua de los grifos, no hay agua en los campos. Pero, al mismo tiempo, los grandes monocultivos de aguacate para la exportación (70 por ciento para el mercado europeo) lucen un verde luminoso. 

Häusling, que estuvo en Chile en noviembre de 2016, cuestiona que la privatización del agua reste derechos a una población local, cuyos líderes están amenazados por protestar.  

Un acuerdo de vanguardia

Martin Häusling, eurodiputado alemán, portavoz para temas de política agraria de la fracción ecologista del Parlamento Europeo.

Martin Häusling, eurodiputado alemán, portavoz para temas de política agraria de la fracción ecologista del Parlamento Europeo.

Cabe resaltar que este acuerdo "bio" con Chile -un socio modélico de la UE desde 2002- es parte del gran acuerdo de asociación que está siendo modernizado y que será, según sus negociadores, de vanguardia. 

Aparte de un novísimo capítulo sobre empoderamiento económico y derechos de las mujeres, "el nuevo acuerdo contiene el compromiso mutuo con el respeto al medio ambiente, con la economía circular, con las energías renovables", explica Rodríguez-Piñero. "Y con un desarrollo sostenible. Éste, por supuesto, parte de compaginar todas la necesidades de la población, la primera, el derecho al agua, claro", responde.

En cualquier caso, para el acuerdo de los productos orgánicos se prevé un comité consultivo conjunto que cada tres años evalúe los resultados del acuerdo. "Si en tres años se ha avanzado en alguna otra directriz se puede modificar", explica Rodríguez-Piñero, quien -para el acuerdo en su conjunto- no vería mal que, en caso de incumplimiento, se estipulasen sanciones, "tal y como en las ciudades las multas de tráfico", agrega.  

Sea como fuere, este acuerdo -cuya conclusión se prevé para marzo de 2018- "es una señal muy importante para todo el mundo, pues demuestra que podemos comerciar con productos que incorporan mayor valor añadido a la agricultura y que ésta beneficia a millones de personas que viven de ella", señala Rodríguez-Piñero. 

"Cabría esperar que el gobierno de Chile procure que se produzca también "bio" para el mercado interno, y no sólo para Europa, como hasta ahora", apunta Häusling. "A pesar de todo, el acuerdo sí es una buena noticia, pues básicamente me parece bien cada nueva hectárea de agricultura orgánica, es bueno para el medioambiente y al final bueno para el consumidor".

Autora: Mirra Banchón (VT)

DW recomienda