1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Celebran suspensión de ejecución de nicaragüense en EE.UU.

Los familiares del nicaragüense Bernardo Tercero celebraron la suspensión de la ejecución prevista para este miércoles, porque una testigo en el juicio en el que fue condenado confesó haber mentido.

Manifestación contra la pena de muerte que pesa, aún, contra Bernardo Tercero.

Manifestación contra la pena de muerte que pesa, aún, contra Bernardo Tercero.

"Agradecemos a todas las instancias nacionales e internacionales que hicieron eco a favor de que se le hiciera un nuevo juicio a Bernardo", dijo José Manuel Tercero, tío del preso nicaragüense, a la emisora Radio Ya. Bernardo Tercero, quien tiene un hijo en Nicaragua, está condenado a muerte por un asesinato cometido en 1997 y su ejecución estaba prevista para este miércoles en el penal de Huntsville (Texas).

Según José Manuel Tercero, el hijo del preso nicaragüense tenía fe y confianza en que la Justicia estadounidense iba a suspender la ejecución de su padre. Los magistrados del Tribunal de Apelaciones Penales de Texas suspendieron hoy la ejecución después de que una de las personas que testificó contra Tercero haya reconocido ahora que mintió durante el juicio, celebrado en 2000.

“Falso testimonio” de una testigo

La mujer que cometió el delito de falso testimonio, la mexicana Sylvia Cotera, confesó que la movieron sentimientos como la "furia", el "dolor" y el "miedo" a meterse en problemas, según la nueva declaración presentada por los abogados de Tercero ante la corte.

Activistas de derechos humanos y comunidades eclesiales de base también se manifestaron a favor de que se suspendiera la ejecución del nicaragüense.

El 31 de marzo de 1997, Bernardo Tercero y un cómplice irrumpieron en una lavandería con el propósito de atracarla cuando el nicaragüense se enzarzó en una pelea con un cliente del establecimiento, Robert Berger, al que, presuntamente, le disparó y causó la muerte.

JOV (efe, elnuevodiario.com.ni)